Una tendencia mundial

Luego de las modificaciones al reglamento de la Liga MX, los futbolistas naturalizados ya no ocuparán plaza de extranjero sin necesitar mínimo 10 torneos, lo que ha generado polémica en el medio; sin embargo, en las principales competencias del orbe se respeta la nacionalización.


Ciudad de México

Las quejas son casi las mismas en todas las Ligas: que si el Real Madrid ocupa demasiados extranjeros en su alineación; que si el Arsenal, en 2005, utilizó a 16 jugadores (11 titulares y cinco de banca) sin que ninguno fuera inglés de nacimiento; que si el Inter de Milán llegó a jugar sin ningún italiano en los años en los que ganó el Scudetto. Sí, los reproches parecen los mismos y los malos augurios también. Esta semana las voces condenatorias no se hicieron esperar, después de las modificaciones a la Liga MX que permitirán que los jugadores naturalizados no ocupen plaza de extranjero sin haber cumplido diez torneos como mínimo, acusando interesés económicos en detrimento de los jóvenes canteranos que podrían perder las pocas oportunidades con las que de por sí cuentan.

Sin embargo, Decio de María, presidente de la Liga MX, comentó que si bien el número de extranjeros, ya sea como foráneos o naturalizados, podría afectar el desempeño de la selección mexicana y obstruir el proceso de crecimiento de las jóvenes promesas, han sido los presidentes, directivos, y dueños de las 18 escuadras del máximo circuito los que han optado por la continuidad a este modelo y el respeto total a las leyes migratorias del país; es decir, a partir del Apertura 2014, además del cupo de cinco extranjeros, los clubes podrán alinear la cantidad de jugadores nacionalizados que deseen, sin las restricciones de un número específico  por equipo o de que cumplan con diez torneos para no ocupar plaza de foráneo.

Y el ejemplo claro está en las mejores Ligas, según Decio. “En los países del primer mundo futbolístico, los naturalizados forman parte del campeonato, son importantes, le dan color al torneo y algunos son tomados en cuenta para integrar las selecciones de los países que los adoptó, ya sea porque cumplen con lo que de ellos se espera o porque simplemente son considerados como un talento desperdiciado; yo no le encuentro problema, me parece que todos esos futbolistas vienen a robustecer el nivel de las Ligas. En México, son los dirigentes los que apoyan la continuidad de esto”.

SE MANEJAN DIFERENTE

Con base en los estatutos, en su mayoría de la UEFA, las principales competencias del Viejo Continente tiene mayores facilidades para otorgarle a elementos no nacidos en el país donde juegan, un pasaporte comunitario, con el que no ocupan plaza de extranjero, pero al igual que en la Liga MX, con el tema de naturalizados, la LFP de España, La Premier League de Inglaterra o la Bundesliga de Alemania, no tiene un límite de esta clase de futbolistas, pero sí un tope de máximo tres extranjeros por club, en cuanto a los que no tengan la documentación que valida su nacionalización; de hecho, algunos mexicanos en territorio europeo ya cuentan con la doble nacionalidad, cuestión que les ha permitido desempeñarse sin ser foráneos, como los casos de Carlos Vela, Giovani dos santos, Jonathan dos Santos y Andrés Guardado, quienes ya juraron ante la constitución española.

LAS PRINCIPALES LIGAS DEL MUNDO

Existen dos trámites para que los futbolistas no nacidos en territorio europeo consigan el pasaporte comunitario y no ocupen una plaza de extranjero: que tengan algún parentesco con alguien nacido en país donde militan, o residir por dos años, de manera ininterrumpida en territorio donde laboran. Por ello, la mayoría de foráneos juegan como nacionales, pese a los límites de extranjeros en las principales Ligas del mundo.