Sanciones absurdas en partidos ‘moleros’

Hay jugadores que no distinguen la intensidad de un juego oficial al de un simple amistoso, provocando el ganarse una suspensión en juegos sin relevancia.


Pablo Aguilar, Enrique Triverio y Diego Novaretti
Pablo Aguilar, Enrique Triverio y Diego Novaretti (Imago7)

Ciudad de México

Los deportistas son competitivos por naturaleza, está en el gen de cada atleta, resulta bueno en ciertas situaciones y compromisos deportivos, pero hay ocasiones en las que se tienen que bajar las revoluciones por tratarse de eventos amistosos o sin ninguna trascendencia deportiva, aunque dicha manda no aplique para todos.

Es por eso que, aprovechando la inminente sanción que recibirá Diego Novaretti por agredir (otra vez) a un árbitro en un partido amistoso, traemos una recopilación de las sanciones más absurdas que han tenido ciertos deportistas por hacerse suspender en partidos irrelevantes.

El cabezazo de Sambueza.

La Liga MX se encontraba en pleno receso invernal, momento idóneo para que las escuadras realicen torneos amistosos para ir agarrando ritmo, eso paso en el juego entre Atlas y los extintos Estudiantes Tecos, partido que será eternamente recordado por el cabezazo que le propino Rubens Sambueza al silbante Rafael Medina.

La agresión tendría que haberle costado un año de suspensión, pero todo quedo en cinco partidos de suspensión.

Luisao y el pechazo ‘noqueador’.

En el 2012, el equipo del Benfica de Portugal disputaba un partido amistoso ante el modesto Fortuna Dusseldorf, cotejo que pasa a la historia por la agresión del defensa Luisao de las ‘Águilas’ al referee Christian Fischer dejándolo tendido en el césped. La agresión le costó al portugués una suspensión de dos meses en cualquier tipo de competición.

La Copa de la discordia.

El tema que se llevó muchas notas fue lo ocurrido hace unos días con los jugadores Pablo Aguilar y Enrique Triverio del América y Toluca respectivamente.

Se jugaban los Cuartos de Final de una Copa que no ofrece ningún tipo de remuneración (salvo ganar el trofeo), caso por el cual muy pocos equipos le dan la seriedad debida. Bajo estos argumentos, aún es incomprensible que ambos jugadores hayan perdido la cabeza y hayan agredido a los silbantes de sus respectivos partidos.

Triverio y Aguilar se fueron a descansar un año después de las agresiones que propinaron: un empujón y un cabezazo que  ocasionaron la rebelión arbitral y la suspensión de la jornada 10 del Clausura 2017.

La agresión de Novaretti

Durante el receso por la Fecha FIFA, el León se midió en un partido amistoso al Santos, en el Toyota Park, en Estados Unidos.

Al minuto 34 de acciones, cuando el Rosendo Bermúdez dictaminó penal a favor de los Laguneros, lo que provocó la molestia del defensor Diego Novaretti, quien corrió a reclamarle al central; en el acto, el argentino le lanzó un empujón al árbitro.

Dicha agresión le ha valido una suspensión de 7 partidos, por lo que se perderá el resto del Clausura 2017.

Compra aquí tus boletos para la Liga MX