Sambueza, el malo de la película

El volante argentino ha cometido a lo largo de su carrera una serie de indisciplinas que lo han alejado de las canchas por suspensión. 


Rubens Sambueza se lamenta en su etapa con América
Rubens Sambueza se lamenta en su etapa con América (Imago7)

Ciudad de México

Muchas veces ha reconocido que él no es un pecho frío. Juega con pasión, mete fuerte la pierna, corre a todos los balones, cualidades que todo técnico quisiera tener en su equipo; sin embargo, tiene un grave problema: es temperamental y esa situación lo ha alejado en diversas ocasiones de la cancha por suspensión.

El más reciente altercado fue el fin de semana cuando realizó una plancha por la espalda a Isaac Brizuela, que terminó en una fractura, por lo que el Guadalajara pidió que el futbolista sea inhabilitado hasta que el ‘Conejito’ pueda regresar a las canchas.

En 2010, el volante argentino disputó junto con Estudiantes Tecos un cuadrangular por el aniversario 50 del Estadio Jalisco.

En el encuentro contra Atlas fue amonestado por segunda vez en el cotejo y, por lo tanto, fue expulsado por el silbante Rafael Medina; acto seguido, ‘Sambu’ encaró al árbitro y lo empujó intentando dar un cabezazo.

La suspensión fue de cinco partidos por “intento de agresión”.

Dos años más tarde, discutió con el entonces entrenador de Estudiantes, Héctor Hugo Eugui, por haberlo sacado de la cancha en el partido contra Monarcas Morelia.

El asunto no quedó ahí, pues unos días después, en el entrenamiento, Sambueza volvió a discutir con Eugui y con el auxiliar técnico Gabino Amparán, resultando en la separación del futbolista con el primer equipo.

En 2016, el mexicano participó en la Concacaf Liga de Campeones junto con América y, en el partido contra el Seattle Sounders, hizo una falta sobre Clint Dempsey; posteriormente, Rubens piso la cabeza de Clint provocando una gresca en la cancha.

En la Navidad del mismo año se disputó la Final del futbol mexicano entre Tigres y América, donde las Águilas tenían ventaja en el marcador.

Rubens realizó una falta innecesaria al minuto 102 y dejó a su equipo con 10 futbolistas, permitiendo la remontada de Tigres y que el trofeo se quedara en sus vitrinas.

Compra aquí tus boletos para la Liga MX