Roberto García y José Luis Camargo, los árbitros detrás del paro

Los silbantes encabezaron el movimiento que dejó sin futbol a la jornada 10 de la Liga Mx

Roberto García y José Luis Camargo
Roberto García y José Luis Camargo (Imago7)

Ciudad de México

El pasado 10 de marzo, la Asociación Mexicana de Árbitros determinó no pitar la fecha 10 del Clausura 2017 en México, por lo que la Federación Mexicana de Futbol se vio obligada a suspender los partidos.

Los motivos fueron las sanciones que recibieron Pablo Águilar (Club América) y Enrique Triverio (Toluca) de diez partidos, que consideraron "poco ejemplares. Este movimiento obligó a que ambos jugadores fueran suspendidos todo un año, hasta que apelaron ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo y reanudó el castigo anterior para los dos futbolistas, situación ante la cual la AMA (Asociación Mexicana de Árbitros) dijo estar de acuerdo, aunque rompieron con la Comisión de Arbitraje.

Esta huelga, que buscaba hacer valer los derechos de los silbantes, fue dirigida por Roberto García y José Luis Camargo.

Roberto García Orozco nació en la Ciudad de México el 24 de octubre de 1974, por lo que actualmente tiene 42 años.

Debutó en Primera División el 3 de mayo de 2003 en el Toluca vs. Guadalajara, es árbitro central y tiene gafete FIFA, además de ser el Presidente de la Asociación Mexicana de Árbitros.

En la actual temporada ha estado en la cancha 15 veces: 13 como juez central y dos más como cuarto árbitro, según la página de la Liga Mx; sin embargo, García Orozco no iba a pitar más en la presente campaña, toda vez que no pasó las pruebas físicas y no habrá más en lo que resta del certamen.

Además, el nazareno es uno de los que se ha pronunciado a favor del uso de la tecnología en el balompié nacional.

Por su parte, José Luis Camargo es árbitro asistente y nació el 25 de septiembre de 1972; ocupa el cargo de Gerente Administrativo en la AMA.

Camargo debutó en un Toluca vs. Guadalajara en 1997.

Actualmente ha aparecido en ocho cotejos, todos como auxiliar uno.

Este silbante fue señalado por Edgardo Codesal, ex director del área técnica de la Comisión de Arbitraje, como el principal traidor y uno de los hombres que pidió su cabeza, pues a los árbitros se les exigía que asistieran a las capacitaciones realizadas en Toluca y muchos de ellos se negaban.

Además se ha visto envuelto en la polémica por llamar “muerto” en 2012 a Osvaldo Martínez cuando jugaba con el Atlante.