Tres fichajes que sí desquitan el sueldo en la Liga MX

Los malos refuerzos se han creado la fama de 'petardos', y con la nueva regla 10/8 la cosa se puso peor, pero estos jugadores han cambiado los prejuicios con goles y buenas actuaciones

Raúl Ruidíaz, Edson Puch y Jonathan Rodríguez
Raúl Ruidíaz, Edson Puch y Jonathan Rodríguez (Imago7)

Ciudad de México

El paso de jugadores como Daniel Bilos (América), Maranhao o Alemao (Cruz Azul) por el futbol mexicano provocó que la llegada de extranjeros sin renombre se pusiera en duda antes de que demostraran lo que podían hacer dentro de la cancha.

Sin embargo, algunos jugadores han demostrado lo contrario con goles, buenas actuaciones y, en algunas ocasiones, cargándose el equipo al hombro.

Edson Puch (Necaxa)

El polivalente volante ofensivo le ha dado a Rayos ese dinamismo al ataque que el resto de jugadores no le han podido dar al equipo de Alfonso Sosa. Ya sea por la banda o por el centro, el juego eléctrico que proporciona el chileno ayuda a crear oportunidades de gol suficientes para que Necaxa coseche un total de dos partidos ganados, seis empates y dos derrotas. Los cuatro goles de Puch en nueve partidos le han ayudado a crear una identificación con la afición hidrocálida.

Raúl Mario Ruidiaz (Morelia)

Quien fuera el encargado de eliminar a Brasil de la Copa América Centenario 2016, llegó a Monarcas Morelia como refuerzo de 'lujo' para el proyecto que conlleva salvar al club purépecha del descenso. Sorpresivamente, de la mano de Enrique Meza y del peruano, Monarcas lleva la mayor parte del torneo en zona de calificación. Ruidiaz se ha consolidado con 7 goles en 670 minutos que lo colocan como el segundo mejor goleador del torneo sólo por detrás de Dayro Moreno.

Jonathan Javier Rodríguez (Santos)

Si bien el torneo de Santos no ha sido el mejor, el joven uruguayo ha sido de lo poco rescatable en la Laguna. El delantero ha protagonizado las únicas dos victorias de su equipo en lo que va de la competencia. Cinco goles en diez partidos lo ponen como lo mejor de los Guerreros en el semestre.

Sin mucho revuelo, estos jugadores llegaron a la Liga MX con discreción y ahora se han convertido en referentes de sus equipos y figuras a seguir el resto del torneo.