La realidad de Monarcas Morelia

La puerta abierta a la salida de los jugadores más importantes del equipo tiene a Monarcas sin triunfo en el torneo


José Guadalupe Cruz
José Guadalupe Cruz (Mexsport)

Morelia

La transición y los cambios tienen un proceso, se tardan un periodo de tiempo para que las cosas marchen bien. Este es el caso de Monarcas Morelia, en otros tiempos un candidato natural al título porque practicaba un fútbol alegre, dando espectáculo. Hoy, Monarcas parece estar en crisis con tan semejante papel en el Apertura 2014, producto de 3 empates y cinco derrotas en 8 encuentros; una cifra caótica y alarmante, para un club que siempre trataba de ser protagonista.

El club se fue desmantelando, se deshizo de gente muy importante y talentosa. Primero se deshizo de Joao Rojas, Federico Vilar y Enrique Pérez, posteriormente de Aldo Leao, Jefferson Montero y Héctor Mancilla, quedando prácticamente desangelado para hacer frente al torneo regular.

Es cierto que parte de la responsabilidad para desarmar el equipo fue de la directiva de un grupo que también comanda al Atlas. Tener dos equipos puede causar muchos malos entendidos, aquí simple y sencillamente, se optó por reforzar un plantel que tiene problemas de descenso y que cuenta con una mejor plaza. Construir un trabuco a expensas de debilitar a otro. Monarcas, desgraciadamente fue el sacrificado, a pesar de que hoy vive un proceso de transición, el equipo no va a calificar, será complicado, independientemente de ser último de la tabla general.

A decir verdad, ya sin Ángel David Comizzo en el banco, y a pesar de dejar ir jugadores de experiencia y suma calidad, Monarcas no jugó mal al fútbol, salvo con Tigres y con Atlas. Pese a su limitada nómina, Morelia ya encontró un técnico dispuesto a devolverle la identidad, un hombre que busca siempre agradar; un tipo exigente que sabe leer y entender este deporte a pesar de que en su último equipo, Monterrey, sencillamente fracasó.

Morelia en cuanto al funcionamiento cambió; visitó una cancha complicada, ante un equipo que pasa por buen momento futbolístico y lo sorprendió. Monarcas pese a sus limitantes fue mejor durante gran lapso de la primera parte y empezó bien la parte complementaria, teniendo sumamente claro lo que pretendió ‘El Profe’ Cruz, e incluso corriendo riesgos tras verse en desventaja. Modificó tras las salidas de Valdez y Carlos Morales; el ingreso de Alaniz y Fernández, detonó la brújula en Monarcas, siempre comandado por Zamorano, el mejor de la cancha y que día a día demuestra su valía y calidad (ojalá lo haya visto Miguel Herrera). Tras la salida de Morales, recorrió a Zárate (volante) a jugar cómo carrilero y Alaniz de volante mixto por izquierda, Zamorano por derecha e Hibert Ruiz cómo único contención, para atacar con más hombres y tener mayor presencia de área, con Fernández y Depetris.

Al final, el libreto no cambió el destino de Monarcas que sigue sin ganar en el torneo, que hace pocos goles y que recibe una infinidad, pero en el accionar, se notó la mano de un técnico cuya capacidad es incuestionable. Monarcas parece mejorar, eso es una gran NOTICIA; la mala, dudo que le alcance para lograr el objetivo,