El sazón de Puente para encontrar el sabor de Primera

Rafael apenas cató el título del Ascenso MX ante FC Juárez, sorbo que lo tiene a 180 minutos contra Dorados de Sinaloa para desguatar por completo el manjar de la Liga MX.

Rafael Puente Jr.
Rafael Puente Jr. (Imago7)

Ciudad de México

Rafael Puente del Río está por asumir uno de los retos más importantes de su corta trayectoria como director técnico, y es que su equipo, Lobos BUAP, se juega los primeros 90 minutos del partido por el ascenso a Primera División.

Tanto 'Rafa' como sus jugadores ya dejaron atrás ese fin de semana donde se coronaron en el Ascenso MX del Clausura 2017, pues para ellos, de nada sirve haber obtenido el título si no se logra el objetivo principal: llegar al máximo circuito.

"En este torneo, la clave ha sido la unión de grupo, ha sido el privilegio de dirigir a un grupo de jugadores que son capaces, que todos los días luchan con un amor propio gigante para construir prestigio, que tienen un hambre de triunfo ejemplar y que se contagia, que respetan la profesión en sus comportamientos extra cancha, que tienen una firme consciencia de lo privilegiados que son por desarrollarse profesionalmente, lo que muchos desearían, siempre anteponen el nosotros al yo, ese cúmulo de cosas que menciono son las que nos permitieron trascender y poder lograr el título; sin embargo, un título que no sabe a nada, ni siquiera muy poco, nos sabe a nada porque el objetivo verdadero, Dios mediante, es conseguir el ascenso", mencionó Puente para La Afición.

Esta carrera de triunfos y grandes logros en su primera experiencia como estratega se dio gracias a su pasión por el futbol, una carrera que no le permitió desarrollarse a plenitud como jugador profesional; sin embargo, su paso por la actuación le ayudó a que pudiera prepararse. Además, reconoció que este interés también se debe a su familia, quienes siempre estuvieron en esta profesión.

"El interés se despertó a muy temprana edad, porque siempre he tenido mucha pasión por el futbol, se puede decir que lo absorbí, soy de cuna futbolera porque mi padre toda su vida ha estado inmerso en esta industria y cuando más inquietud me llegó fue después de haber trabajado como actor, porque fue un trago amargo retirarme como futbolista sin haber tenido el éxito que hubiera deseado, fue complicado y de ahí vinieron momentos difíciles en los cuales por azares del destino encontré en la actuación la posibilidad de prepararme más, de desarrollarme profesionalmente y, concluido esto pasó, el trago amargo de no haber podido trascender como jugador para entonces empezar a pensar en mi carrera como director técnico", declaró.

La característica que distingue a Puente como director técnico es "sin duda alguna el respeto al futbolista en todo momento, el entender que el jugador antes de ser jugador son seres humanos, eso creo es lo que más nos debe de distinguir como un grupo de trabajo, eso en cuanto al trato al futbolista, el manejarte siempre con respeto, con transparencia, con frontalidad y con honestidad".

En lo futbolístico, "construir un equipo que sea atrevido, que sea valiente, que quiera la pelota en cualquier cancha, que imponga el ritmo de juego, que sea protagonista, que busque el gol y que tome los riesgos que todo eso conlleva, buscando siempre ganar y siempre agradar a quien pueda estar siguiendo ese partido".

Antes de llegar a Lobos, Puente tuvo dos propuestas para dirigir en la liga de plata, primero con Coras, siendo José Luis Higuera y Víctor Arana quienes lo invitaron a ser parte de este club; cuando destituyeron a José Luis González 'China', y al ver que Ramón Morales no podía dirigir al equipo, pues ya había estado al frente de Chivas Sub 20 durante ese torneo, decidieron llamarlo; sin embargo, prefirió dar una negativa, ya que solo era por los pocos partidos que quedaban y aún no concluía su carrera como técnico.

"Me hablan y me invitan, en ese momento estaba muy agradecido con José Luis Higuera y con Víctor Arana, en la plática, al no haber la posibilidad de desarrollar un proyecto, sino que era solamente por los pocos partidos que quedaban , puede sonar contradictorio, porque después a Lobos así lo tomé, pero en el momento así se presentó con Coras y decidí que no, porque yo apenas estaba concluyendo mi curso de director técnico, ni siquiera me había titulado y a mí me gusta hacer las cosas bien, en ese momento más que los pocos partidos que me ofrecieron, el motivo principal era que no me había titulado como entrenador".

Más tarde vino una oferta de Alejandro Irarragorri y Javier San Román para que comandara a Tampico Madero, pero no fue posible; "en esa ocasión por motivos familiares decidí no aceptar la oportunidad del proyecto, hasta que después vino la oportunidad de Lobos".

Sin lugar a dudas, los éxitos para Puente del Río han sido enriquecedores, pues en primera instancia se siente agradecido con su familia, quien siempre lo apoyó en este nuevo reto; con los jugadores, que siempre están dispuestos a dejar todo en la cancha y con la directiva y su fe a los licántropos, pues creyeron en su proyecto y lo apoyaron sin importar que no contara con el experiencia.

Además, "ha sido enriquecedora porque se aprende todos los días, porque es una división muy competida, te enfrentas con grandes entrenadores, con muy buenos equipos; entonces, me ha confirmado que esto definitivamente es lo que me apasiona y pues ahora a seguir trabajando para labrar un camino de exitoso en esta posición".

Ahora, con las horas contadas para iniciar con los 180 minutos más cruciales de su carrera,'Rafa' ha sabe que cuenta con grandes jugadores, a quienes "les he transmitido que las finales se juegan para ganarse, que se diviertan, que disfruten del poder vivir estos partidos que son tan relevantes y que bastante expectativa generan, que siempre antepongan el nosotros al yo, que nunca atenten contra los principios que como equipo nos distinguen, que seamos valientes, atrevidos, que busquemos el gol, que juguemos como jugamos hasta ahora".

Por ello, esta noche, Lobos saldrá a la cancha a jugar "con el corazón por delante", pues tienen una gran oportunidad para hacer historia.

"El juego tiene muchos imponderables, a veces corren a favor y otros en contra, pero lo único que sabemos que no es negociable, que lo podemos y lo vamos a controlar nosotros es el que vamos a entregarlo todo en la cancha; en la medida de que lo entreguemos todo y que nos comportemos como equipo, nuestras posibilidades de acceder al objetivo se potencian considerablemente", finalizó.