Regreso agridulce de Márquez, apenas empataron en Querétaro

El defensa de Atlas regresó a las canchas en el empate de su equipo ante los Gallos Blancos

Gallos Blancos y Zorros del Atlas consiguen empate
Gallos Blancos y Zorros del Atlas consiguen empate (Imago7)

Querétaro

El futbol le brindó una revancha a Rafael Márquez Álvarez. Volvió más de dos meses después y con el miedo de no regresar más a las canchas. El Kaiser rojinegro está de regreso y más allá de que su sola presencia no ajusta para ganar partidos, el liderazgo que tiene en pro de los atlistas no se puede negar.

Los Zorros sacaron un punto de su visita a Gallos Blancos, pero parece muy poco para seguir en la pelea de la Liguilla, Gallos mostró una cara rebelde con el Flaco Tena, pero no les ajustó para algo más.

Gallos Blancos 2, Atlas 2.

Volvió Rafael Marquez. El Káiser de Michoacán volvió a las canchas y ante él la posibilidad de Liguilla. El Atlas dependía de sus propios resultados para meterse a tierra prometida y Márquez aparecía en la recta final del torneo como un gran refuerzo.

Rafael volvió a su lugar, era una injusticia que acabara su carrera en medio de tribunales, entre abogados y lejos d ellas canchas. La Liga le dio un permiso a Rafael y el de Zamora regresó a las canchas.

El juego comenzó con vértigo y goles. El hombre más fiable de los Gallos, el tiempo con más temple del plantel también falla y Tiago Volpi cometió un error que nunca había cometido en México, pero siempre hay una primera vez.

El brasileño al minuto dos buscó salir jugando con balón dominado y le entregó el balón a Ravel Morrison y el inglés sin problema cambió el regalo por un gol. De pierna derecha y ante un horror de Volpi, Morrison marcaba su primer tanto en México.

Parecía un día de campo para los atlistas, pero en un parpadeo les dieron la vuelta. Fragilidad defensiva a más no poder.

Los Gallos asimilaron bien el golpe y no tardaron en empatar la historia.

Al minuto 19 el joven Zaldívar detuvo un avance de los queretanos y se llevó la amarilla y desde unos 10 metros fuera del área, Sanvezzo le pegó con fe y colocación y la colgó del ángulo. Ustari aceptó el reto y voló, pero sólo para darle lustre a la jugada. Golazo del brasileño que empataba el partido. Atlas dominaba a placer, pero una falta ante un delantero tan letal se traduce en gol y Sanvezzo así lo hizo.

Los Zorros no supieron asimilar el golpe y pronto llegó el segundo de los Gallos. Por la boda derecha llegó un centro y Everaldo conectó sin marca para vencer a Ustari y los primeros 19 minutos perfectos del Atlas se colapsaron y en siete minutos los Gallos les dieron vuelta, dejando en la lona y al borde de la rendición a los Zorros.

El primer tiempo se fue con tras goles y el regreso de Márquez. Nadie sabe cómo él con la pelota, pero en los primeros 45 minutos se le vio fuera de ritmo, se le vio fuera de forma futbolística.

El primer acto acabó con ventaja de los Gallos Blancos al son de 2-1.

Para el segundo tiempo los Gallos salieron mejor organizados a la cancha, y no le permitían llegar a los Zorros con claridad, fue hasta el minuto 57 cuando Ravel Morrison intentó, se quitó a tres rivales le metió efecto a su tiro y se fue centímetros por encima del arco de Volpi.

El Profe Cruz le movió a su equipo, sacó a Vigón y metió al juvenil Cardona, no tenía ni dos minutos en la cancha cuando llegó el segundo gol de los Zorros. Un pecado grosero del Negro Martínez quien se dejó llegar un balón largo y Garnica no pudo definir a gol, pero el esférico le quedó a Cardona para meter el segundo del Atlas. Gallos cometió dos errores y los dos se cristalizaron en goles en contra.

Con el marcador empatado los Gallos adelantaron filas y dejaron mano a mano a Everaldo, pero en una barrida de última instancia Barreiro le hizo falta y el silbante Macías lo expulsó, dejando el juego cargado para los Gallos a diez minutos del final del mismo.

USTARI, HÉROE

Con un elemento menos por la expulsión de Barreiro los Zorros trataron de contener los ataques de los locales y al 86 llegó un tiro potente de fuera del área, Everaldo le pegó con furia a ese balón, pero Ustari recostó a una mano y mandó el balón a un costado. El argentino era pieza clave para mantener el empate de los suyos, un lance de altos vuelos para que perdurará la igualdad. Grandes reflejos los mostrados por el arquero de Atlas.