Cruz Azul rescate empate en el último minuto contra Pumas

En el último choque de ambos equipos en el Estadio Azul, Nicolás Castillo anotó desde el manchón penal, pero La Máquina logró la igualada

Ciudad de México

La lógica y los momentos futbolísticos de ambos determinaban que Pumas sufriría y mucho en el estadio Azul... Después de 45 minutos de mucha lucha, los auriazules se imponían por la mínima, gracias a un penal bien ejecutado de Nicolás Castillo. Con los tres puntos prácticamente del lado de la visita, en los segundos finales apareció un remate efectivo de Enzo Roco, que mandó la pelota al fondo del arco de Alfredo Saldívar. Empate con sabor a mucho, a triunfo y a esperanza para La Máquina.

Intensidad, así podría describirse el comienzo del encuentro entre Cruz Azul y Pumas. Habían transcurrido 10 minutos en el cronómetro, cuando ambos conjuntos ya sumaban, al menos, un disparo a puerta enemiga. Producto de la forma de juego, Alejandro Arribas, central de Universidad Nacional tuvo que abandonar la cancha, luego de un choque en el que el español se llevó la peor parte. Y pese a cómo llegaban previo al duelo, era la visita la que más insistía en cuanto a opciones ofensivas.

Al 15', Pablo Barrera sirvió para Jesús Gallardo, que se internó en el área y cabeceó de manera defectuosa un balón a modo; cinco minutos más tarde, era el chileno Marcelo Díaz el que disparaba desde los linderos de la zona de definición celeste, también en una jugada armada por Barrera y en la que Jesús Corona se empleó a fondo para evitar el primer tanto de la visita. La Máquina respondía con embates fraguados a base de velocidad y potencia. Era un duelo abierto.

El primer tiempo se consumió como lo hacía la propia tarde. Los dos escuadrones en la cancha requerían de la pausa, de un replanteamiento táctico y hasta de un revulsivo que les aumentara las posibilidades de abrir el marcador. Pumas se despidió con un par de tiros de Nicolás Castillo, uno de ellos se estampó en el poste, mientras que Cruz Azul lo hizo con mayor vehemencia, sumando más hombres al frente y con mayores oportunidades.

Al 52', muy rápido en el complemento, Nicolás Castillo adelantó a los felinos. Una falta en el área chica sobre el chileno fue motivo suficiente para que Fernando Guerrero, el silbante, decretara pena máxima a favor de la visita. El delantero fue el encargado de cobrar y hacer efectivo el penal. Cruz Azul ya iba contracorriente. Ambos entrenadores dialogaban con sus auxiliares para cristalizar un resultado positivo a su causa. Calentaban todos los suplentes.

De parte de Pumas, el elegido para ingresar al terreno de juego fue Abraham González. Corría el minuto 63, cuando Mauro Formica salía del campo en medio de abucheos. El argentino había deambulado gran parte del encuentro y Universidad requería de retener la pelota. Por cuenta de los celestes, Caixinha mandó al terreno de juego a Martín Cauteruccio y Carlos Peña. Era la parte más determinante del cotejo. Los de casa apretaban en cada resquicio de la cancha y siempre iban hacia al frente.

A falta de 20 minutos para el final, más el agregado, Pumas era dueño de la pelota, intentaba fabricar contragolpes desde atrás, como lo marcan los cánones. Cruz Azul era más eléctrico, rompía las líneas con pelotazos para llegar rápido al área de Alfredo Saldívar. Un par de emociones más y eso fue todo, al menos eso parecía... En los últimos suspiros, Enzo Roco marcó el tanto del empate de manera agónica, asegurando el empate en casa y frente a un sinodal de jerarquía.