La confirmación está en juego en el Clásico capitalino

Más allá de los tres puntos y la función histórica de vencer a tu rival más antagónico, para Pumas y América, un triunfo este domingo en CU, representaría la consolidación de sus ideales

Henry Martín y Nicolás Castillo
Henry Martín y Nicolás Castillo (Imago7)

Ciudad de México

Incertidumbre y dudas rodeaban a Pumas hasta hace unas semanas. Después de un 2017 en el que su mejor puesto había sido el 17 en la tabla de clasificación, Universidad Nacional parecía destinada al fracaso en este año. No se encontraba la manera lógica de recuperar conceptos tan rápido y que pudieran ser empleados en pro del presente del equipo. Sin embargo, como de película, el equipo ha solventado una crisis deportiva que sepultó a dos entrenadores y que de paso, colapsó con varios refuerzos. Hoy, después de 180 minutos del Clausura 2018, su panorama luce más tranquilo y de frente se encuentra el América.

Pese a ser muy temprano en el torneo, ambos antagonistas se enfrentarán en Ciudad Universitaria y como casi siempre, arriban a esta instancia es dispares condiciones. Pumas ha comenzado con el pie derecho y dos triunfos categóricos y previos los colocan como los favoritos, mientras que el cuadro de Miguel Herrera acumula una victoria y un empate. Son las formas las que contraponen a ambos. Mientras que los felinos han sido contundentes, con una ofensiva que ya tiene seis anotaciones, a las Águilas les ha costado más carburar  y es ahí donde radica la gran diferencia.

A los Coapa les costó vencer al Querétaro en el inicio del torneo, mismo que terminaron por derrotar por la mínima, en La Corregidora y gracias a un tanto de Henry Martín, que sorprendió a propios y extraños. Una semana más tarde, cuando en la cancha del Azteca vencían a comodidad al Pachuca, la reacción de los Tuzos en el complemento del duelo logró un empate a dos goles y a poco centímetros del arco de Agustín Marchesín pasó lo que pudo representar el tercero de la visita y a la postre, la derrota azulcrema. No ha sido el comienzo más placentero que los del Piojo podrían esperar. Por ello, una victoria en CU despejaría cualquier atisbo de adversidad.

“Los dos equipos han hecho bien las cosas, va a ser un gran duelo, Pumas arrancó muy bien y nuestro arranque ha sido bueno. Toda la gente de Pumas quiere cambiar la historia del torneo pasado. David (Patiño) ha convencido a sus jugadores. Hay que tener mucha atención con su ataque, con Nicolás Castillo, que es un jugador desequilibrante, sin duda, el jugador más importante de Pumas, hay que tratar de cortar los circuitos de la dupla entre Castillo y Alustiza”, reveló el mismo Miguel Herrera en los días previos.

Del lado azul y oro, más allá de los argumentos positivos en este arranque de campaña, derrotar al América confirmaría que los conceptos a seguir son los idóneos, revitalizaría al máximo el ánimo de su afición y por fin, terminarían con una racha negativa que comprende de seis partidos en Ciudad Universitaria, en fase regular, sin que puedan derrotar al odiado enemigo deportivo. Desde inicios de octubre del 2011, los felinos no hacen valer la localía lógica ante las Águilas y en esta ocasión, desde aquella vez, es en la que mejor llegan para medirse al sinodal en cuestión. Para David Patiño, el inexperimentado timonel que hoy se tendrá su primer duelo ante los azulcremas, las claves de su éxito pasan por la humildad y el trabajo.

“Mi respeto primero al América es un gran equipo, pero nosotros también. El siguiente partido en un clásico del futbol mexicano. Somos antagónicos por lo valores que representamos cada uno. Ellos tienen un plantilla buena, nosotros también. Vamos por el partido. Jugaremos con mucho respeto y como lo hemos hecho en estos partidos. El respeto es dar nuestra mejor versión y actitud. No solo para jugar ante el América, sino ante todos. Sí le podemos ganar, primero hay que jugar el partido y si lo hacemos sería muy importante. Que gane quien lo merezca", dijo David después de imponerse al Atlas.