Puebla y Leones Negros hicieron méritos para irse

Hoy se define el descenso. A Puebla le basta un empate para asegurar la permanencia, mientras que la UdeG debe vencer a Cruz Azul y esperar la caída de La Franja

Martínez y Rey, a punto de irse al Ascenso MX
Martínez y Rey, a punto de irse al Ascenso MX (Mexsport)

Ciudad de México

Los dos hicieron los méritos para descender, pero al final, solo uno lo hará. En uno de los torneos más cerrados, Puebla y Leones Negros tendrán que explotar el potencial que les queda para permanecer en el máximo circuito.

Dos escuadras irregulares hasta la médula, con tendencias suicidas durante 16 jornadas, buscan gastar su última carta, por supuesto, con ventaja para los Camoteros, ya que ellos sí tienen su futuro en las manos. Las combinaciones son claras. La Franja requiere de ganar y con ello está salvado, si empata, necesita que Leones Negros no triunfe por más de diez goles. Así que para los tapatíos no hay más que salir airoso y esperar el resultado del cuadro poblano.

A LA UDEG no le ha ido tan mal en la defensiva, ya que está en la décima posición en este rubro, al solo recibir 19 tantos.


LO ECHÓ POR LA BORDA

Leones Negros tuvo la salvación a la mano, pero nunca se animó a tomarla. Con un promedio tan volátil, y así como están concluyendo las cosas, a la UdeG solo le hubiera bastado ganar un juego y empatar todos los demás de los 34 que disputó en este año futbolístico; es decir, si hubiera hecho 36 puntos de los 102 que tuvo en disputa, hoy sería otra su historia y no la del condenado que marcha hacia el patíbulo.

El primer choque de la presente campaña auguraba buenas cosas para la UdeG, luego de que le ganó a Monterrey, pero después de eso, perdió ante Querétaro, le sacó una unidad a Chivas y no volvió a ganar hasta la jornada ocho frente al América, de ahí se siguió con Tigres y con Morelia, resultados que hacían que la salvación estuviera aún en sus manos. Pero en sus últimos seis duelos solo empató dos, y fue entonces que dejó todo en manos del Puebla.


En la jornada 15, los melenudos estaban por encima de su rival en este rubro con 1.0323 por 1.0202 de los camoteros. Pero en la siguiente fecha, el equipo de Alfonso Sosa se fue al sótano con 1.0000, y ahí sigue, pero ahora con 0.9697.

Leones confió en Alfonso Sosa para buscar la salvación, pero solo consiguió 17 puntos en el mismo número de partidos el torneo pasado, y en éste las estadísticas tampoco son su mejor aliado, ya que solo obtuvo tres victorias y ocho igualadas.

De los melenudos se puede decir que fallaron en gran medida los refuerzos extranjeros. El que se salva es Marc Crossas, quien ha sido de los más constantes, por más que el equipo no esté en sus mejores momentos. Fidel Martínez también ha cumplido, aunque a secas. El ecuatoriano suma seis de los 11 tantos que registra su escuadra, pero su nivel dista mucho del que se le vio en Xolos de Tijuana.

El caso de Juan Anangonó sorprendió, pues pintaba para buenas cosas, y en cambio, quedó a deber, al grado que en los duelos lo abuchearon algunas veces, luego de fallar de frente al marco.

EL QUE RÍE AL ÚLTIMO...

En toda esta carrera Puebla nunca tuvo el destino en sus manos y parecía sentenciado desde hace algunas semanas, pero justo en la parte crucial la UdeG se cayó estrepitosamente y le dio el control a La Franja para esta última jornada, el capítulo final de este drama porcentual.

Pero en este Puebla hubo dos facetas notorias durante el semestre: la del equipo audaz que plantó cara en las primeras nueve jornadas con un buen futbol, y la del que se cayó por completo.


Para explicarlas, hay que remontarnos hasta la Jornada 9, en esa visita que La Franja hizo a Chiapas. En este juego los de José Guadalupe Cruz tuvieron la ventaja en el marcador, pero en los últimos cuatro minutos el partido se rompió por completo. Jaguares empató al 86', Erpen le volvió a dar la ventaja a los camoteros, pero en los últimos instantes Vuoso ahogó el festejo poblano con el empate.

De haber salido con los tres puntos de Chiapas, el Puebla hubiera ligado su cuarta victoria consecutiva, además habría empatado en la porcentual a las Chivas, justo al rival que recibiría una semana después.

El futbol no quiso que fuera así, y en cambio comenzó el suplicio poblano. Ante el Guadalajara, Puebla no pudo mantener la ventaja y terminó perdiendo un duelo clave. Una semana después se repitió la historia ahora con Pumas, ya que después de irse arriba en el marcador, La Franja fue vencida en los últimos instantes.

Fue el momento más duro. En siete juegos solo logró dos empates, es decir, dos puntos de 21 posibles. El más doloroso fue esa igualada ante Leones Negros, otra vez dejando ir el triunfo en el último minuto.

Cuando Puebla esperaba el tiro de gracia, Leones decidió alargar la agonía, y esta lucha se volvió un ejercicio mediocre de ver quién era el menos malo, de quien era capaz de animarse a ganar uno de sus juegos.

En la penúltima jornada la UdeG claudicó su ventaja, y tal parece que este Puebla reirá al último, pero en 90 minutos todo puede pasar.