El primer título jamás se olvida

La edición debut de los torneos cortos fue conquistada por Santos Laguna con gol de Borgetti; institución y jugador alcanzaron su primer campeonato en Primera.


Jared Borgetti comenzó su camino goleador en aquella final ante los Rayos.
Jared Borgetti apareció para rematar con la cabeza un centro de Nicolás Ramírez para darle el primer título a Santos. (Santos Laguna)

Guadalajara

Era el lejano 22 de diciembre de 1996. El entonces Estadio Corona estaba a reventar y pintado de colores verde y blanco. La Comarca Lagunera recibía el partido de vuelta de la final del Torneo Invierno 96.

Santos llegó a casa con una desventaja de 1-0 frente a Necaxa, pero aquel domingo, en la Casa del dolor ajeno, el cuadro dirigido por Alfredo Tena estaba destinado a meterse a la historia.

Francisco Gabriel de Anda igualó el marcador global con un remate de cabeza; cerca del descanso, Gabriel Caballero colocó el segundo gol de Santos y el global a su favor. Pero los necaxistas reaccionaron. Ricardo Peláez igualó los cartones y posteriormente Luis Hernández colocó la balanza hacia los rojiblancos.

Nuevamente, Gabriel Caballero puso en la pelea a los laguneros al decretar el 3-3 global y, a ocho minutos del final, Jared Borgetti apareció para rematar con la cabeza un centro de Nicolás Ramírez para darle el primer título a Santos. Algunos necaxistas aseguran que el Zorro de Culiacancito se encontraba en fuera de lugar.

A casi 20 años de aquél episodio, el goleador histórico de los Guerreros compartió con La Afición qué significó para él y sus compañeros conseguir el primer campeonato en torneos cortos.

“Fue una alegría enorme, no quería ir a Torreón y en seis meses salí campeón, de haber sabido no la pienso tanto ni ponía tantos peros para irme. Es un recuerdo muy bonito, mi primer campeonato, jugar todos los minutos, anotar el primero y último gol, ser parte de la historia de Santos y anotar el gol del título es una felicidad enorme, porque hay muchos futbolistas que juegan 15 años en un equipo y nunca son campeones.

“La clave de ese Santos fue la continuidad, la confianza del entrenador hacia los jugadores y combinación de experiencia con juventud fue algo súper importante para que se haya logrado eso y que posteriormente llegaron más títulos”.