La bomba del draft viene de los árbitros

Si Héctor González Iñárritu sigue en la Comisión de Arbitraje, el Apertura 2017 no arrancará el 21 de julio.

Héctor González Iñárritu, presidente de la Comisión de Árbitros
Héctor González Iñárritu, presidente de la Comisión de Árbitros (Imago7)

Ciudad de México

El Torneo Apertura 2017 no iniciará el viernes 21 de julio si Héctor González Iñárritu continúa al frente de la Comisión de Arbitraje. Por eso se va. La Asociación Mexicana de Árbitros (AMA) así se lo hizo saber a sus integrantes, los que pusieron sobre la mesa parar todas las divisiones. El martes 30 de mayo se inauguró la Convención Nacional de Árbitros en Acapulco y no fue invitado González Iñárritu, desconocido desde el martes 2 de mayo por la AMA luego del fallo del TAS que exoneró a Pablo Aguilar (América) y Enrique Triverio (Toluca) del año de suspensión por agredir a los árbitros en la Copa Mx.

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué es la Asociación Mexicana de Árbitros?

Por primera vez en 43 ediciones un titular de la Comisión fue repudiado y marginado de las actividades, tras el desencuentro irreparable que provocó el mal manejo de las sanciones a los dos futbolistas.

En un intento por restablecer lazos, la noche del jueves 1 de junio, y en la misma Convención, el presidente de la Femexfut, Decio de María, tendió la mano a los silbantes, les pidió hacer equipo con él, pero sus palabras no tuvieron eco. "Queremos un árbitro para el arbitraje", le reprocharon.

En noviembre del 2014, cuando Decio era presidente de la Liga Mx y Justino Compeán el titular de la Femexfut, éste desactivó una enésima revuelta arbitral, confrontó al gremio y hábilmente ofreció mejores sueldos; ahí Decio confió a sus cercanos: "Yo no les hubiera concedido nada"; ahora, como el jefe máximo, esa oración le juega en contra a Decio a la vez que explica porqué, pese a que González Iñárritu "es un cero a la izquierda", lo sostuvo hasta la necedad. Peor aún, González Iñárritu se presentó ayer en el draft de Cancún en una ponencia sobre el sistema VAR (video assistant referee) y su presencia no hubiera sido tema si no fuera porque técnicos y directivos se preguntaron con qué autoridad lo hacía. Ninguna.