Pachuca corta racha de triunfos de Pumas en CU

Los auriazules terminaron con la seguidilla de victorias en su recinto, luego de que los Tuzos consumaran el 1-1 en el Estadio Olímpico


Óscar Murillo festeja tras el empate de Pachuca ante Pumas
Óscar Murillo festeja tras el empate de Pachuca ante Pumas (Mexsport)

Ciudad de México

Todo indicaba que Pumas gozaría de un nuevo triunfo, que aumentaría el número de victorias en su hogar y alargaría su buen momento, pero con el tiempo cumplido en el cronómetro, Óscar Murillo, zaguero hidalguense, dictaminó lo contrario: 1-1 en patio ajeno. 

Pumas ha carecido en todo el torneo de tener a su plantel completo. Contra Pachuca, esto siguió como una constante; frente a los Tuzos, Alejandro Palacios y Pablo Barrera se ausentaron del once titular y por molestias musculares, no aparecieron ni en la banca. Sus sitios, respectivamente, los ocuparon Alfredo Saldívar y Kevin Escamilla. Así se medían al cuadro de Diego Alonso.

Escasas emociones y menos aún, situaciones de peligro albergó el primer tiempo. Los dos escuadrones presionaban la salida de su sinodal y esto no permitía que la pelota transitara. Juego cortado, peleado en zonas sin trascendencia... Bostezos en la tribuna y parcialidad sobre la cancha, fue la tónica del cierre de la primera parte, más allá de un par de ocasiones perdidas.

Cuando el cronómetro marcaba el 45', en un tiro de esquina, Darío Verón se encontró con una pelota a modo, por la que se esforzó para conectarla y mandarla al fondo de las redes. 1-0 quizás sin tanto esfuerzo, pero ventaja valiosa al fin de cuentas. Palencia tendría 15 minutos para replantear su estrategia.

Para el complemento, Pumas reforzó la línea de tres centrocampistas con Bryan Rabello como volante interior, prescidiendo de Kevin Escamilla, y colocando a Omar Islas como el extremo por derecha. Con el juvenil pegado a la banda, Universidad ganaba en dinámica y velocidad. 

Rebasado el minuto 70, Alfredo Saldívar se vistió de héroe deteniendo un penal; Pachuca estaba encima, no se conformaba con el marcador parcial, urgía de igualarlo. Pumas aguantaba, presionaba en la salida del enemigo, pero había perdido profundidad. Para los de casa, lo mejor que podía ocurrir era el silbatazo final del árbitro.

Y sí, cuando parecía que todo estaba definido, Óscar Murillo se sumó al ataque, y encontró premio en una pelota detenida, que cabeceó y se coló al fondo de las redes de Saldívar. Pachuca cortó la racha de triunfos al hilo, pero Pumas permanece en los primeros sitios de la clasificación con 10 puntos.