La odisea para conseguir un boleto de Liguilla

Desde largas filas hasta lidiar con la reventa, ese es el pan de cada fiesta grande en el futbol mexicano, y las finales del Clausura 2016 no fueron la excepción.

Ciudad de México

Casi cuatro horas promedio de espera en una fila, en el mejor de los casos, de más de mil personas, si es que se abrió la venta al público, con el 'a ver qué saco' dando vueltas en la cabeza para tratar de conseguir un boleto para ver al equipo favorito en la Liguilla del Clausura 2016.

Por fin se está frente al personal de taquilla y existen dos escenarios:

En algunas plazas del futbol mexicano sólo se pueden adquirir un par de boletos, como medida para evitar la reventa, y no siempre se consigue un buen precio, mucho menos un lugar adecuado; es decir, como en el caso de la ida de los cuartos de final entre Tigres y Rayados (que terminó 1-3 a favor de Monterrey), la oferta libre en el Volcán aún contaba con Plateas de dos mil 300 pesos.

La otra opción es obtener un boleto con la reventa, donde el costo puede triplicarse, como en el caso del partido entre Chivas y América, ida de cuartos que se jugará en el ex Omnilife, donde los chivaabonados tuvieron preferencia para hacerse con una butaca.

Una localidad para el Clásico Nacional, que en importe regular el público desembolsó entre 350 pesos y mil 500 pesos; sin embargo, en el mercado irregular, un asiento en el recinto del Rebaño alcanzó hasta los tres mil quinientos pesos, aunque pudieran existir casos en que la cifra sería mucho mayor. Cabe señalar que en venta general, para este partido, sólo estuvieron disponibles 2 mil boletos (el recinto del chiverío tiene una capacidad de 49 mil 900 espectadores).

"Siempre pasa lo mismo en Liguilla: se acaban en 5 minutos y, 'por arte de mafia', aparecen en la reventa", escribió el usuario de Twitter @yomeradjr.

"Si el pasado Clásico no pude conseguir boleto, ahora menos en Liguilla. Excesivamente elevados los precios en reventa. Asco", queja del tuitero ‏@CarlossRangel, mensajes que se repiten una y otra vez en la redes sociales en cada una de las plazas que pelean en la liguilla. 

Y no sólo los clásicos evidenciaron odiseas de los fans para tener un asiento. En el Estadio Morelos, donde se desarrolló el Monarcas contra León (con el uno a uno en la ida de cuartos), una entrada en reventa alcanzó los mil 200 pesos (en zona de plateas), sitio que en oferta normal exhibió 750 pesos. En el caso de los lugares generales, que en taquilla se consiguió en 250 pesos, en el mercado foráneo se elevó hasta los 350.

En el caso del enfrentamiento entre Santos y Pachuca, a desarrollarse en el Estadio Corona, los boletos estuvieron a la venta con precios de los 200 (cabeceras) a los 700 pesos (platea federativa), aunque en el mercado irregular se llegaron a cotizar, en versión de usuarios de redes sociales, hasta los mil 300 pesos.