Nayeli Rangel, con objetivos claros

La jugadora mexicana no conoce los límites, superó las lesiones y ahora juega profesionalmente en España; trabaja día a día para cumplir su meta: ser una de las mejores del mundo

Nayeli Rangel, jugadora mexicana del Sporting de Huelva
Nayeli Rangel, jugadora mexicana del Sporting de Huelva (La Afición)

Ciudad de México

Era el año 2010 y México jugaba el cuarto Mundial Sub 20 de su historia;  en la cancha, Nayeli Rangel vivía su segundo proceso mundialista  y en esta ocasión se enfrentaba a Japón. Corría el minuto 45 y las mexicanas dominaban el encuentro, entonces apareció la regiomontana y con un potente cabezazo mandó el balón al fondo de las redes para poner el 3-1 ante las asiáticas, aunque al final el Tri empató tres a tres, ese es uno de los momentos más felices que recuerda Rangel a lo largo de su carrera.


Un año más tarde comenzó la pesadilla, o como ella misma la cataloga, “la experiencia de vida que la ha hecho crecer”. En 2011 sufrió una rotura de los ligamentos cruzados en la rodilla izquierda que la alejó de los Juegos Panamericanos celebrados en Guadalajara, y  cinco años más tarde, en febrero de 2016, la misma lesión la aquejó pero ahora en la rodilla derecha, cuando en el Preolímpico rumbo a Río 2016 sufrió un terrible choque con la costarricense Cristin Granados.


Pero lejos de truncar su carrera, las lesiones se convirtieron en el motor de Rangel, quien asegura que “todo puede ser bueno y puede ser malo”, pues más allá de los malos ratos, sus rodillas la “han hecho trabajar más, disciplinarme y ser más comprometida con mi deporte”.


Y la muestra de todo el esfuerzo se vio materializada este fin de semana que la mediocampista de 24 años debutó como futbolista profesional con el  Sporting Huelva, equipo que milita en la liga femenil española y que es vigente campeón de la Copa de la Reina. En entrevista para La Afición, Nayeli contó cómo ha vivido su proceso de adaptación, cómo se siente en su nuevo equipo y cuáles son las próximas metas en su carrera futbolística.

 

¿Cómo fue tu contacto con el equipo?


Mi agente tenía meses atrás platicándome sobre este club, que si estaba interesada, que estaban interesadas en mí, que cómo veía la oportunidad, que si quería venir a probar a jugar a España y bueno todo ese tema. Saliendo de mi lesión de rodilla queriendo ya empezar a jugar cada fin de semana, pues me animo más a venir a probar la oportunidad porque era lo que ya quería, entonces no lo pensé mucho, me lancé a un club que es muy trabajador que es muy disciplinado, que es una familia, creo que en ese aspecto me hacen sentir más a gusto y con confianza.


¿Qué sentiste al llegar como estrella a España?


Contenta, muy ilusionada y más que nada motivada porque al no tener esto en casa uno no tiene la dimensión de lo que es, y bueno, llego y el trato, la presentación … siempre es más compromiso, me siento comprometida para exigirme, para aportar lo más que pueda a los juegos.


Causa mucha emoción y mucha alegría que me reciban así, porque eso significa que confían en mí, que tienen las apuestas conmigo y voy a responder a lo que ellos han creído, estoy agradecida con toda la gente que se ha portado muy cálida y amable; llevo puras cosas positivas y espero que eso siga aquí.


¿Cómo ha sido tu adaptación al futbol español y a la vida allá?

 

Obviamente siempre es un poco más difícil adaptarte; estar lejos de casa, las costumbres son diferentes y todo, pero creo que bien, a lo que poco que llevo voy bastante bien adaptada. Me dedico a entrenar, ir al gimnasio, tengo tiempo para recuperarme y para hacer mis cosas, entonces me he estado administrando bien en los tiempos y bueno adaptándome ya cada vez mejor al horario.

 

 

¿Cómo te sentiste en tu debut?


La verdad muy a gusto, muy contenta porque al final de cuentas es a lo que venía, a jugar; agradecida por la confianza del entrenador al iniciarme. Creo que fue un buen juego, poco a poco me voy acoplando no ha sido tan difícil, Me he encontrado con las chicas y un futbol que me ha gustado, hay que seguir trabajando, aprovechando los minutos y la confianza.


Rangel se convirtió este fin de semana en profesional,  pero las cosas no terminan ahí, asegura que “siempre tuvo en mente” y “siempre estuvo en sus objetivos” salir del país y jugar a un alto nivel, y  que, afortunadamente, “llegó en el momento preciso, esta era la oportunidad y la tomé”.


Del mismo modo, la seleccionada nacional no se pone un límite, y aunque ahora se encuentra muy a gusto en su equipo, aspira a jugar en el mejor club del mundo y convertirse en una de las mejores jugadoras.


“Ahora que estoy acá y estoy ya haciendo una vida profesional, en cuanto a mi carrera, espero seguir creciendo para en un futuro jugar en la mejor liga que haya; no sé en Francia, en Inglaterra, en Alemania, no sé, en la mejor liga con el mejor equipo y ser una jugadora reconocida mundialmente”.


Actualmente Nayeli vive el sueño en el que “se miro desde niña” , y por lo mismo, desea que el futbol en nuestro país crezca, pues “demasiadas niñas merecen la oportunidad”, desde su perspectiva, solo falta una cosa para lograrlo: “que la gente y los patrocinadores crea en las mujeres y en su futbol”.