¿Cómo logró México ser sede en Mundiales de 1970 y 1986?

México presentó junto a Canadá y Estados Unidos una candidatura en conjunto para albergar la Copa del Mundo 2026.

Inauguración del Mundial de México en 1970
Inauguración del Mundial de México en 1970 (Mexsport)

Ciudad de México

El futbol crea puentes, no muros. México, Estados Unidos y Canadá anunciaron su candidatura para albergar el Mundial de 2026, el primero con 48 equipos en la historia del futbol y el tercero en suelo mexicano.

Para obtener la sede de 1970, México aprovechó los criterios de rotación continental, pues al haberse jugado, en 1966, en Inglaterra, el torneo debía celebrarse en un país del continente americano.

México compitió con Argentina por la organización y un factor en contra era que el territorio nacional había sido elegido para albergar los Juegos Olímpicos de 1968, por lo que había que analizar si el país era capaz de tener dos eventos de tal magnitud en tan poco tiempo.

La FIFA determinó que no sería perjudicial la cercanía de los eventos, pues la infraestructura que dejarían los Juegos Olímpicos aportaría, además de que fue presentada la maqueta del Estadio Azteca y que México vivía un clima de estabilidad política.

El 8 de octubre de 1964, en Tokio, Japón, se realizó la votación que determinaría la primera Copa del Mundo realizada en México, pues logró vencer a Argentina con 56 votos por apenas 32 de los pamperos.

Diez años después de aquellos comicios, la Federación Internacional de Futbol Asociación, dio la sede de 1986 a Colombia, pero poco a poco se fue desvaneciendo la oportunidad del Mundial cafetalero, pues el Comité Organizador y el gobierno del país sudamericano consideraron que las exigencias del Comité Ejecutivo de la FIFA eran "exageradas e imposibles de cumplir".

Fue el 25 de octubre de 1982 cuando Colombia dio a conocer su renuncia al evento y la FIFA ratificó la decisión el 5 de noviembre de 1982.

La FIFA llamó a votación y los candidatos para suplir a Colombia fueron: México, Estados Unidos, Brasil y Canadá.

Brasil fue el primero en retirarse y posteriormente, los países del cono norte decidieron apoyar a México, por lo que el 20 de mayo de 1983, la FIFA designó por unanimidad a México como la sede de la Copa del Mundo de 1986.

En septiembre de 1985, la organización del Mundial estuvo en riesgo por el terremoto que afectó a la Ciudad de México y se llegó a pensar en cancelar la edición, más la infraestructura futbolística no se vio afectada y la organización del evento siguió con normalidad.