El futuro del banquillo

Más de una decena de prospectos como entrenadores forjan su camino en todas las divisiones del futbol nacional; la mayoría, en su pasado, brillaron por las canchas de la Liga MX y hoy, su recuerdo los identifica como DT's

Ramón Morales
Ramón Morales (Mexsport)

Ciudad de México

Tanto en la Primera División, como en categorías inferiores, existen varios casos de ex futbolistas que dan sus primeros pasos en el banquillo. De los ex jugadores que medianamente tuvieron un reconocimiento en las canchas, ya sea por su entrega, determinación con el balón en los pies o coraje a la hora del silbatazo inicial, destacan poco más de 10 ejemplos que ahora tratan de replicar su empeño, pero como parte de algún cuerpo técnico o propiamente como entrenadores.

A nivel Sub 17, Héctor Altamirano hace sus pininos con la escuadra de Querétaro en esta categoría; el Pity cerró su ciclo como futbolista activo con los Gallos Blancos –2010-2011– y ahora foguea a sus fuerzas básicas; mientras que Marvin Cabrera, estandarte de Toluca en la recta final de su trayectoria, hoy también está a cargo de su filial juvenil.

El antiguo contención dijo adiós al futbol en 2014. En la Sub 20, son varios más los que se preparan constantemente para ejercer desde el timón el día de mañana. Hugo Castillo, el Misionero, lo hace con el Atlas; Germán Arangio realiza lo propio con los Jaguares de Chiapas y Ramón Morales ejerce aquí con las Chivas; mención aparte merece Jaime Lozano, quien al lado de Gerardo Galindo, ahora su auxiliar, ha tomado las riendas de los Gallos Blancos, el actual cuarto lugar de la clasificación general en el CL16.

"La transición de las canchas al banquillo, para mí, no fue complicada. A los 27 años, cuando estaba en Tigres, me entró la inquietud de ser técnico. Los últimos siete años de mi carrera, yo sabía que quería dedicarme a esto; empecé a ver el futbol de una manera diferente. Comencé a ver a mis técnicos de una manera más crítica, les aprendí más; te vas forjando una idea de juego.


La transformación fue buena, fue más sencillo decir adiós, porque ya sabía qué era lo que haría", relata el Jimmy vía telefónica. En la Liga de Ascenso también militan y sorprenden jóvenes estrategas que trabajan ahora para seguir vigentes mañana: Hernán Cristante acaba de asumir en el banquillo de Coras de Tepic; Flavio Davino es el responsable de los Alebrijes de Oaxaca; Michel Leaño le ha dado un vuelco a la esencia de los Venados de Mérida y en el modesto Tapachula, Gabriel Caballero es el mandamás de la dirección técnica.

El Eterno, después de su fugaz paso por Pachuca (2012), se dedicó a prepararse en Europa y ahora tiene a su equipo como uno de los líderes de la división de plata. "Hemos tenido un inicio de campeonato muy bueno, estamos muy contentos por lo que se está haciendo, pero todavía falta mucho. Disfruto el seguir en la cancha, estar al pendiente de cada detalle.

El Ascenso te hace valorar muchas cosas, pero estamos con el tope anímico; estoy tratando de instaurar un estilo. Del Gabriel Caballero que tomó al Pachuca, al actual, hay algunas diferencias, soy más maduro y eso es muy valioso".

En el máximo circuito, esperando turno, al lado de hombres que han sido fundamentales en su formación previa, se ubican cuatro ex jugadores que ahora fungen como auxiliares. Salvador Reyes le sigue los pasos a Luis Fernando y Alfredo Tena, ahora con León; Rafael García, además de mano derecha, es yerno de Ricardo La Volpe en los Jaguares; Leandro Augusto es integrante del cuerpo técnico de Guillermo Vázquez, pieza fundamental a la hora de la táctica y, Diego Ramírez, hijo de Chucho, es ahora el hombre de confianza de Miguel Herrera en Tijuana.

"MANTIENES CONEXIÓN"

Aunque su presente lo ubica con el cuadro Sub 20 de los Gallos Blancos, equipo con el que asumió desde inicios del 2015, luego de realizar algunos cursos en Europa, Jaime Lozano considera que nunca se pierde la esperanza de retornar a los sitios donde más se brilló como futbolista; ése, como dice, es un aliciente no implícito dentro de sus planes.

"Creo que tengo una carrera limpia, tengo un buen recuerdo y sobre todo excelentes relaciones en todos los clubes que jugué. Me encantaría dirigir algún día en algunos de los equipos en los que estuve, creo que es algo posible. Muchos me identifican con Pumas, pero me parece que se podría hacer algo también en los demás equipos".