Ser lesbiana truncó el sueño de Nallely Meza

Meza jugó en equipos femeniles como América y San Luis donde, según relató el año pasado, le prohibían hacer pública su preferencia sexual.

CIUDAD DE MÉXICO

El futbol aún se niega a salir del clóset a pesar de los tiempos de apertura y tolerancia que se viven en la actualidad.

Nallely Meza Martínez, ex jugadora profesional, fue un ejemplo de los estigmas que aún imperan en el futbol, al igual que Bianca Sierra y Stephany Mayor, quienes viajaron a Islandia para continuar con sus carreras y mantener a flote su relación, lejos de los ataques por su preferencia sexual.

TE RECOMENDAMOS: Islandia, refugio para el amor de dos futbolistas mexicanas.

Ex jugadora del América y San Luis, Nallely relató hace un año en entrevista con La Afición cómo su condición sexual terminó por cerrarle las puertas en el balompié profesional. Ser lesbiana le significó no continuar con su sueño en la cancha.

"En un equipo de Primera División sí nos decían que no podíamos ser tan libres de expresar nuestra preferencia, porque a veces podía haber multas o algo parecido", dijo Nallely.

Aunque no hay alguna regla que impida jugar a lesbianas en un equipo profesional, no tenían "permitido expresarlo al aire libre".

El único lugar donde podían ser 'libres' era en el transporte, pero en cuanto llegaban a los partidos no "podíamos decir si teníamos pareja". Lo que más le incomodaba como jugadora profesional era que "hasta abrazarnos como amigas lo veían mal".

A pesar de ello, reconoció que nunca fue discriminada por sus compañeras y cuerpo técnico; ellos eran respetuosos con sus preferencias.

Nallely, mejor conocida como 'Rona', ya no pudo continuar en el futbol profesional debido a cuestiones económicas y a que la "reprimían mucho".

'Rona' llegaría a Didesex, su ex casa, invitada a jugar futbol 7 por una amiga al equipo de Aragón, el único requisito que les pedían era "ser lesbiana abiertamente, sin ningún problema, sin estar de 'clóset', como así le dicen".

Y fue así que encontró un mejor lugar, donde se "sentía libre" para jugar el deporte que desde niña le gustaba: el futbol.

La última escala para 'Rona' sería "por así decirlo, París, pero dentro de dos años (ahora un año), es un proyecto grande, es parecido a los Juegos Olímpicos, pero este es para gays (Gay Games 2018)".