Los técnicos de Liga MX que se fueron con saldo a favor

Juan Antonio Pizzi dirigirá a Chile y dejó al León líder en el Clausura 2016, un adiós que, esta vez, no fue por malos resultados

Ciudad de México

Los torneos cortos en México obligan a las directivas a prescindir de sus entrenadores en un abrir y cerrar de ojos: ganas o te vas, la premisa; sin embargo, existen quienes dejan a su institución con números negros.

El más reciente caso es el del Juan Antonio Pizzi. El argentino aceptó la oferta para comandar a la selección chilena rumbo al Mundial del Rusia 2018, en sustitución de Jorge Sampaoli, y dejó atrás al León, que en tres fechas del Clausura 2016 contabilizó marca perfecta: 9 puntos, 8 goles a favor y tres en contra, números saludables antes de su partida.

Miguel Herrera

En el torneo Clausura 2013, Miguel Herrera tocó el cielo junto a su América. El 'Piojo' dirigió a las Águilas y, en la Final, venció a Cruz Azul para proclamarse campeón.

En el Apertura 2013, el club de Coapa, en las primeras 14 jornadas, sólo tenía dos derrotas y un empate, y en ese año fue designado para ser entrenador de la selección mexicana, a partir del repechaje en contra de Nueva Zelanda para ir al Mundial de Brasil 2014.

El 26 de octubre dejó al club, aunque regresó el 24 de noviembre de 2013 al banquillo crema, jugó la Final y la perdió ante León; después, oficializó su puesto en el Tri mundialista.

Antonio Mohamed

Mohamed, en el Apertura 2014, tuvo su momento de brillantez. El 'Turco' dirigió en esta campaña 23 juegos, sólo con 6 derrotas y 5 empates; llegó a la Final y se coronó.

Tras esto, y por diferencias con la directiva azulcrema encabezada por Ricardo Peláez, dejó el cargo de entrenador.

Gustavo Matosas

El uruguayo llegó a León en septiembre de 2011 para dirigir a los esmeraldas en la división de Ascenso.

Mientras Matosas estuvo al frente, La Fiera logró su pase a la Libertadores de 2013 y 2014; además, fue bicampeón en el futbol mexicano.

En su última temporada, en el Apertura 2014, no calificó a la Liguilla, y en noviembre de ese año selló su adiós de la institución.

A pesar de eso, es reconocido como un entrenador que le puso su sello al club donde 'la vida no vale nada'.