La extinción del 10

En México, el futbolista creativo, nacido aquí, ha ido desapareciendo progresivamente, sin miramientos o consideraciones; extranjeros copan esta posición

Javier 'Chofis' López, mediocampista de Chivas
Javier 'Chofis' López, mediocampista de Chivas (Imago7)

Ciudad de México

A lo largo de los últimos años, el futbol mexicano ha carecido de un armador nacido en el país, se carece de un '10'; en las escuadras del máximo circuito nacional, solo cuatro equipos emplean a un elemento de condiciones de este tipo, de estos, solo Javier Chofis López y Luis Montes, acumulan regularidad en el campo. Esta posición está en peligro de extinción en la Liga Mx y sin duda repercute en la selección...

El '10' es una cifra que refleja perfección al ser empleada como una calificación y en el futbol, este número representa talento, desequilibrio, a un futbolista diferente, con condiciones para marcar la pauta y decidir los partidos. Sin embargo, en el balompié nacional estos dígitos está reservados para jugadores extranjeros, y los menos, los oriundos con este dorsal, escasean de oportunidades en el máximo circuito.

Actualmente, de las 18 escuadras del Torneo Apertura 2016, trece utilizan el '10' en futbolistas foráneos, que en su mayoría no marcan diferencia, y que en algunos casos no son ni titulares; cuatro, le han dado esta cifra a jugadores mexicanos, con contrastes en sus equipos, con la esperanza de que rindan a su potencial más elevado, y, solo Monarcas Morelia ha decidido que este torneo, el número no tenga dueño.

De los que mejor pueden representar el '10', se encuentran Luis Montes, con León, y Javier Chofis López, de Chivas; en el Bajío, El Chapo, ya como capitán de La Fiera, se ha hecho cargo de la creación de juego ofensivo. No hay quién pueda reemplazarle, y de momento ha disputado todos los partidos del torneo (16), consiguiendo tres anotaciones y brindando una asistencia. A sus 30 años, atraviesa por uno de sus mejores momentos profesionales.

De la mano de Matías Almeyda, Chofis López ha despuntado en el futbol mexicano. Desde la llegada del argentino al timón de Chivas, el volante y media punta comenzó a figurar en los onces iniciales, y con el paso del tiempo, se ha convertido en uno de los principales bastiones de ataque; el AP16 h significado un proceso de maduración para el joven de 22 años, que rodeado de tipos con mayor experiencia, como Carlos Peña o Isaac Brizuela, ha comenzado a generar futbol a un ritmo distinto, sin tanta prisa por deshacerse de la pelota.

También, Christian Bermúdez, de Puebla y Jahir Barraza, en las filas del Atlas, completan la lista aunque con menor actividad. El Hobbit ha tenido un semestre atípico, en el que fusionó el desempeño, con un problema extra cancha, que lo mantuvo preso durante algunas semanas, pero de cualquier manera completa 14 compromisos y dos anotaciones; el armador rojinegro, por su parte, apena si ha disputado el 16% de los minutos en el presente certamen.

De los creativos extranjeros, se puede mencionar que de acuerdo con sus estadísticas, hay quienes sí marcan diferencia a favor de sus equipos, y otros, casi la mitad de ellos, que han pasado inadvertidos a lo largo de la competencia. Estos 13 futbolistas se dividen en ocho nacionalidades distintas; por si fuera poco, gran parte de estos oscila entre los 30 años de edad; algunos incluso superan esta barrera.

Los ejemplos positivos de esta situación son varios. Desde futbolistas que en su primer semestre, como Abraham González, de Pumas, han dejado un sabor de boca placentero, hasta quienes, en igualdad de condiciones, como Jonathan Fabbro, de Jaguares o Diego Riolfo, en Necaxa, han quedado a deber, pasando más tiempo como suplentes que en la cancha.

Los hay quienes ya tienen tiempo en nuestro futbol y siguen marcando diferencia: desde Antonio Naelson, que a sus 40 años y con poca participación en Toluca, cada que ingresa se adueña del balón y de las mejores opciones, con mención especial del Chaco Giménez, en Cruz Azul, hasta futbolistas que en México han encontrado el escenario añorado para dejar huella, como el sorpresivo André-Pierre Gignac, de Tigres o la refrescante propuesta del uruguayo Jonathan Urretaviscaya, de Pachuca.