Los 10 regalos que le urgen al futbol mexicano

De entre lo mucho que podría hacerle falta al futbol mexicano, elegimos apenas unas cuantas medidas que no le caerían mal a México, si se pedir en Navidad se trata 

La bandera de la Liga MX
La bandera de la Liga MX (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

1.- Reducción de extranjeros. Dice el artículo 8 del Reglamento de Competencia de la Liga Mx que "(...) cada club podrá registrar hasta 5 jugadores extranjeros, los cuales podrán ser alineados de manera simultánea". No estaría mal que en la asamblea de mayo del 2016 los dueños del balón y sus empleados alcancen un acuerdo mediante el cual ese número de extranjeros vaya a la baja, así sea de forma gradual.

Beneficio: la reducción de extranjeros debe ayudar a la promoción del futbolista mexicano, especialmente en posiciones ofensivas, un renglón especialmente acaparado por los foráneos.

2.- Límite a los naturalizados. El futbol mexicano dio un paso atrás cuando, en aras de no sé qué, se modificó el artículo 9 el Reglamento de Competencia de la Liga Mx y se liberó el uso de futbolistas naturalizados; eso se debe corregir: "(...) los jugadores extranjeros que se hayan naturalizado como mexicanos podrán participar dentro del cupo de jugadores mexicanos..."

Beneficio: El 2016 ya no tiene remedio, pero se puede imponer un límite en la asamblea de mayo para que en 2017 no lleguemos a los 200 naturalizados en la Liga cada vez menos Mx.

3.- Bienvenidos los Gignac. Contratar futbolistas extranjeros no sólo es una necesidad para casi todos los clubes –excepto Chivas, claro-, sino también un negocio de millones de dólares, pero lo deseable es que quienes vengan tengan la calidad y el compromiso del francés André-Pierre Gignac, quien no se anduvo con los clásicos pretextos de la adaptación y la altura.

Beneficio: El nivel de exigencia se elevaría y también el atractivo de la Liga Mx, con suerte y tiempo se dejaría de ver a México como el paraíso de retiro y dinero fácil para parece ser.

4.- Brillar en la Libertadores. Los subcampeones Pumas del Apertura 2015 tendrán como rivales a Olimpia, Emelec y Deportivo Táchira; Toluca comparte grupo con San Lorenzo, Gremio de Porto Alegre y LD de Quito. Mentiría si dijera que el pase a los octavos de final será un trámite; la verdad es que se antoja difícil para los clubes mexicanos.

Beneficio: Al menos el futbol mexicano cuenta con una tercera carta, el Puebla, que disputará con Racing de Argentina un boleto en repesca para el Grupo 3 (Boca, Bolívar y Cali).

5.- Repetir el oro en Río 2016. Londres 2012 le permitió al futbol mexicano saborear la gloria del oro, fue una actuación convincente a la vez que inédita; México subió a un podio que se le ha negado incluso a potencias del deporte, como Brasil, el finalista derrotado en esa edición. No estaría mal repetir con Raúl Gutiérrez lo alcanzado con Luis Fernando Tena.

Beneficio: Así como en la categoría Sub 17, en la que México ya es considerado potencia con sus dos campeonatos, refrendar en Brasil, la tierra del futbol, significaría una nota alta.

6.- Una eliminatoria caminando. Es innegable que desde el proceso que llevó a México a Alemania 2006 no hay modo de llevársela en paz; primero tronó Hugo Sánchez, luego también José Manuel de la Torre, y a cada uno le surgieron sus relevos. Tampoco se pudo sostener Miguel Herrera y veremos en qué acaba el colombiano Juan Carlos Osorio.

Beneficio: Sería sano vivir una eliminatoria sin sobresaltos y sí una línea ascendente de futbol, para que a Rusia 2018 se llegué, cuál ha sido el deseo, con bases sólidas.

7.- Que mejoren el arbitraje. Cierto que son humanos y como tales el error es de natura, lo que no quiere decir que tampoco puedan mejorar; en la Comisión de los Árbitros privan la lucha de poderes, la ausencia de orden y la escasez de capacitación (o disposición); él Apertura 2015 fue uno de los peores en el renglón con errores de la J1 fasta la gran Final.

Beneficio: Con menos errores, o no tan descarados, todos acogeríamos con más certezas los resultados, sin tener que dudar si los árbitros se equivocan o de plano les gusta equivocarse.

8.- Al fondo del FIFA Gate. La incertidumbre que desde mayo del 2015 asalta la cabeza de todos en el futbol es si aquel día en que la policía suiza y el FBI detuvieron a casi una veintena de funcionarios por varios delitos relacionados con fraude acabaría salpicando al futbol mexicano; lo real es que, hasta ahora, de eso no hay nada, pero tampoco lo descarte.

Beneficio: Saber hasta dónde llegan las relaciones de complicidad y corrupción desde hace dos décadas ayudaría a la reconstrucción de la credibilidad en todos los niveles del futbol.

9.- Presidencia de la Concacaf. No es congruente que la importancia financiera y deportiva del futbol mexicano en el continente tampoco se traduzca en una posición de decisión en la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Futbol; a la caída de sus últimos dos presidentes, podría llegar el momento de reclamar el privilegio de presidirla.

Beneficio: Hace casi 30 años que el futbol mexicano no preside la Concacaf, aunque del 90 para acá siempre acude al Mundial y siempre accede a los octavos de final.

10.- Credibilidad en el descenso. Sea Dorados, Chivas, Morelia, o el que sea, el club que descienda lo haga porque lo merece y no por esas extrañas causas que luego nadie quiere asumir y se adoptan como un asunto regular; si el Rebaño Sagrado se fuera a la Liga de Ascenso sería un golpazo a la Liga Mx, y aunque dejaría un hoyo financiero, deportivamente se justificaría.

Beneficio: En un deporte en el que la subjetividad le caracteriza, la credibilidad es relevante, y no hacer, ni dejar de hacer, en beneficio del club más popular de México, ayuda mucho.