Festejar o no festejar, el dilema de los futbolistas

Alan Pulido marcó un gol ante Tigres en la Final de ida contra Chivas y lo celebró; sin embargo, hay casos donde está 'mal visto' cantarle una diana a tu ex amor.

Alan Pulido le cantó el gol a su ex en la Final de ida del C17
Alan Pulido le cantó el gol a su ex en la Final de ida del C17 (Imago7)

Ciudad de México

En el futbol existen reglas no escritas y una de las más controvertidas es esa que se refiere al festejo de gol al ex; hay quienes lo gritan a todo pulmón cuando se da la oportunidad de vulnerar una portería que en el pasado defendiste; sin embargo, hay casos en los que el amor eterno entra en acción y solo queda ofrecer disculpas por romper la red.

Aquí un recuento:  

ALAN EXPLOTÓ SU VOLCÁN

Pulido se fue de Tigres por la puerta de atrás, pactó su salida al futbol de Europa –con desafortunado paso- y fue persona 'non grata' en el Volcán; ahora, en la Final del Clausura 2017 se encontró con su ex y le tocó anotar con la playera de Chivas en un estadio que coreó su goles en el pasado. Alan fue puro júbilo sobre el equipo de Ricardo Ferretti.

'CEPILLO' AGRADECIDO

Oribe Peralta es figura en las Águilas del América y es su referente en ataque, sitio donde ya le tocó anotarle a su pasado Guerrero. Dianas de un 'Cepillo' que no grita, pero siente en el pecho, aún, el escudo de Santos Laguna, donde es recordado con cariño.

ALDO: SU CASA, SUS REGLAS

De Nigris nunca tuvo reparo a la hora de cantar sus goles, menos cuando le tocó pegar a Tigres, una playera que ni en pintura quieren ver los Rayados, y Aldo cantó goles a su ex donde sea, como sea.

ÁLVARO, CON TODO RESPETO

El delantero español regresó a la disciplina del Real Madrid después de algunas temporadas con la Juventus de Italia, y con la 'Vecchia Signora' se le presentó la oportunidad para marcar en la meta blanca. Álvaro firmó la diana y solo le quedó agachar la cabeza en el Santiago Bernabéu.

GÖTZE Y EL PERDÓN

El delantero alemán dejó la disciplina del Borussia Dortmund como figura para fichar con el Bayern Múnich, el rival odiado para el 'muro amarillo' del Signal Iduna Park. Aquella grada que un día le cantó a pecho abierto sus goles, tuvo su momento melancólico cuando el ex 10 'borussen' vulneró su corazón en pleno recinto del BVB. Manos a la altura del pecho y mirada al suelo. El daño ya estaba hecho.