De sedes mundialistas, al abandono

Un par de estadios mexicanos que albergaron actividad de la máxima justa de selecciones, se encuentran a punto de ser derrumbados, o bien, con un sinfín de deterioros físicos

El Estadio Neza 86' fue sede mundialista
El Estadio Neza 86' fue sede mundialista (Imago7)

Ciudad de México

México tendrá, de nuevo, partidos de la Copa del Mundo... Hasta 2026. A lo largo de su historia y debido a los dos Mundiales que ya se organizaron en nuestro territorio, once estadios han sido sedes de esta clase de competencia, desde el estadio Azteca, que presenció en su máxima expresión a Pelé y Diego Maradona, hasta el Sergio León Chávez, que hoy es casa del Irapuato, en su versión de Segunda División. La historia parece no haberle hecho justicia a varios de estos recintos.

Algunos, como el Azteca, el Nemesio Diez, La Corregidora, y hasta el Universitario de Tigres, han tenido modificaciones a lo largo del tiempo, que les han permitido adecuarse a las exigencias del propio futbol o de diferentes competencias, como la Copa del Mundo Sub 17 en el 2011. Otros, como la casa de León o hasta el Olímpico de CU, por su propia estructura (es patrimonio de la nación), no han podido ser actualizados. Tan solo el estadio del pedregal, no podría cumplir con los requisitos de ser parte del Mundial en 2026.

El Jalisco es el único de este grupo que tiene como sede a dos equipos. Pese a que Chivas construyó el Omnilife, con la intensión de mudarse de recinto, este estadio es casa del Atlas y de los Leones Negros, en la división de Ascenso. El tiempo impidió que el Rebaño siguiera aquí, además de ciertos convenios contractuales; sigue siendo referencia en Guadalajara, pero para un par de escuadras que viven a la sombra de los rojiblancos.

Quizás con un destino más complejo, tortuoso y definitivo, el Tecnológico de Monterrey. La que fuera casa de los Rayados será demolido en los próximo meses, toda vez que sus protagonistas emigraran de aquí en 2015, a mediados de este año; de hecho, el último encuentro que ahí se disputó, se dio entre los regiomontanos y Pumas (2-2); desde entonces, ha sido utilizado, en su mayoría para brindar conciertos o hasta partidos de la Liga Mexicana de Futbol Americano.

Inaugurado en 1981 por José López Portillo, el Neza 86' llevaba en su nombre la razón de su nacimiento. Fue un recinto que representó la modernidad en su momento, aunque las escuadras que aquí jugaron nunca lograron afianzarse como debían, propiciando que no hubiera lo mismo en su manutención. Descensos, cambios de sedes y demás, formaron parte de su inestabilidad. En 2012, un club llamado Neza FC, fue el último en jugar aquí como local. Hoy, sin nada seguro, como el Tec y muy lejos de alojar a un cuadro del máximo circuito, se encuentra en un limbo, entre el deterioro físico y el recuerdo de lo que fue.