Don Melquiades, un tipo “bendecido por Dios”

La voz del Estadio Azteca recibió un reconocimiento durante la presentación de un libro

Don Melquiades, la voz del Estadio Azteca
Don Melquiades, la voz del Estadio Azteca (Imago7)

Ciudad de México

Durante la presentación del libro 'La década inolvidable' de Heriberto Murrieta, se abrió un espacio para reconocer a uno de los íconos del futbol mexicano, Don Melquiades Sánchez Orozco, la voz que le ha dado vida al Estadio Azteca durante más de 50 años.

Sin mucho preámbulo, Don Melquiades subió al estrado y de las manos de Javier Martínez, director de Ciencia en el Deporte de la Universidad Anahuac, recibió un reconocimiento y una pequeña réplica el Coloso de Santa Úrsula, la cual, al tenerla en sus manos, no paraba de sonreír cada que la veía.

Luego de dicha ceremonia, la voz del Estadio Azteca se decía contento por la atención y en medio de muchas anécdotas no paraba de recalcar: "soy un hombre de suerte y se lo agradezco a Dios".

En una charla posterior con La Afición, Don Melquiades señaló que este tipo de reconocimientos significan mucho para él, pues quiere decir que su labor ha trascendido a pesar de que él no considera que sea "algo del otro mundo".

"Para mí significa mucho que gente de todo tipo y de todas las clases sociales me toma en cuenta, no catalogo lo que hago como algo extraordinario o algo que haya hecho yo, yo creo que lo ha hecho la gente", comentó.

Aún con la sonrisa en el rostro, Don Melquiades enfatizó que lo que ha logrado es gracias a una fuerza superior y que el mantener los pies en la tierra es lo que lo ha catapultado a convertirse en lo que es: "yo puse los pies en la tierra una vez hace muchos años, tienes que ser realista y ver que las cosas son así, habrá gente para la que significa mucho esto y habrá para la que no".

Po último, el ícono remarcó que no le agrada que se refieran a él como 'una institución', pues sólo es una manera de llamarlo viejo y al final, todo lo que ha logrado "es cosa de DIOS y le agradezco, no tengo cuidados especiales ni mucho menos, solo he sido yo todo el tiempo".