La deuda de Pumas en los Clásicos

Memo Vázquez le devolvió estabilidad a Pumas, pero en este torneo no logró vencer en alguno de los encuentros de alta demanda; la Liguilla, lejana posibilidad para los del Pedregal.


"Memo" Vázquez, técnico de los Pumas de la UNAM, con descontento en el rostro
"Memo" Vázquez, técnico de los Pumas de la UNAM, con descontento en el rostro (Mexsport)

Ciudad de México

En el futbol hay partidos que no deben ni pueden perderse, los llamados encuentros clásicos, los juegos de tradición, aquellos contra los rivales de mayor relevancia.

Pumas, pese al repunte de la recta final del Clausura 2015, sucumbió en todos los cotejos de alta relevancia: contra Chivas en el Omnilife, y ante América y Cruz Azul en la cancha del Olímpico. De haber conseguido otro tipo de resultados en estos duelos, su presente estaría más cercano a la clasificación de la Liguilla.

Apenas en la segunda fecha del torneo, a los universitarios les tocó enfrentar, en Guadalajara, a Chivas. Los felinos venían precedidos de un empate contra Querétaro (1-1) en CU. Los rojiblancos sacaron el orgullo maltrecho y comenzaron con su repunte ante Pumas.

La tarde del 18 de enero les propinaron una derrota de 2-1 en el Omnilife; Marco Fabián y Ángel Reyna anotaron por el Rebaño, mientras que Eduardo Herrera descontó por los del Pedregal.


La segunda cita llegó en la séptima jornada, cuando los felinos recibieron la visita del América, en el Olímpico. Pumas venía a la baja, mientras que los azulcremas se adaptaban a las exigencias de Gustavo Matosas.

Bastó un solitario gol de Darío Benedetto (al 52’), para que las Águilas surcaran sin mayor conflicto el despejado cielo de Ciudad Universitaria; la defensa visitante secó al ataque auriazul.

El tercer compromiso llegó hace unos días, de nuevo en el Pedregal, esta vez, con más presión por conseguir los tres puntos para enfilarse a la Liguilla.

Pumas recibió a un Cruz Azul que al igual que ellos, se jugaba la vida en 90 minutos. Solo un gol fue suficiente para complicar las posibilidades de acceder a la fase final certamen. Roque Santa Cruz definió el rumbo del encuentro al 33’. Universidad no supo ganar los clásicos.

UN TORNEO IRREGULAR

Tras la derrota, ante La Máquina, Guillermo Vázquez reconoció que fue la irregularidad inicial la que les arrebató la ilusión de estar en la Liguilla; el timonel abandonó molesto el recinto del sur del DF, pero también aseguró que pese a todo, buscará una victoria en el último juego de la fase regular, contra Rayados, en Monterrey.

“Nos faltó claridad, imaginación; el torneo fue muy irregular, dejamos ir muchos puntos en el inicio del torneo y eso nos está pasando facturas. Sé que tenemos la mínima posibilidad de estar ahí, y buscaremos ganar en Monterrey. No pudimos vencer en ningún clásico y eso me deja molesto, pero todavía hace falta un juego más”.

Pese a la derrota en el tercer clásico del torneo, el semblante de Memo lucía tranquilo, habló pausadamente pero fuerte en conferencia y en ella dijo que se quedó satisfecho con la iniciativa ofensiva de sus dirigidos y la insistencia con la que acudieron al frente ante La Máquina, para hacerle daño al oponente.

“El equipo generó situaciones de peligro, pero no logramos hacer la diferencia en el marcador; intentamos ir al frente, luchamos para conseguir el resultado pero no se logró. Me voy triste, porque teníamos ilusión de estar en la Liguilla, pero entiendo que esto es así. Hoy (el domingo) se mató el equipo en la cancha y de alguna manera me quedo tranquilo con el rendimiento de los jugadores”.

Por si fuera poco, ayer la Federación Mexicana de Futbol anunció que se abrió una investigación, luego de los hechos violentos sucitados en las gradas del Olímpico de CU, justo cuando se llevaba a cabo el partido entre Pumas y Cruz Azul. A los universitarios les llueve sobre mojado, pero aún así esperan un mejor cierre en esta semana:

“Nos queda ganar en Monterrey y pensar positivo; las derrotas ya las tuvimos”, advirtió Matías Britos.