Con dos penales en contra, Leones Negros pierde 2-1 ante la BUAP

La Universidad de Guadalajara ligó su cuarto partido perdido como visitante y los Lobos BUAP los alcanzaron en la tabla general.

Guadalajara

Cuarta derrota consecutiva fuera de casa, Leones Negros buscó pero con dos penales los Lobos BUAP vencieron en casa por 2-1. Los poblanos ganaron después de dos meses y alcanzaron en puntos a los tapatíos con 15 unidades. Los melenudos ahora tendrán que esperar lo que hagan el resto de los rivales esta jornada para no salir de zona de calificación.

Ambos conjuntos buscaron el resultado en un juego con momentos de intensidad. Los tiros de esquina comenzaron a causar peligro y al minuto 11, Lobos tuvo su primera oportunidad en un cabezazo que Rolando García puso para que Humberto Hernández rechazara. Leones hizo lo propio y a 15’, Diego Esqueda centró para que José Cruz cabeceara a un costado fuera del arco.

Otra vez la táctica fija dio la llave al rival y nuevamente la BUAP tuvo un cobro de esquina, donde antes de que el peligro llegara por el rival, Edgar González metió la mano al balón para que la silbante, Quetzalli Alvarado, marcara el primero de dos penales en contra. Corría el 38’ y Omar Tejeda se encargó de cobrar la pena máxima por el centro de la portería mientras el “Gansito” recostaba a su derecha. Leones buscó y al siguiente minuto, Esqueda remató de cabeza estrellando el esférico en el travesaño.

En la segunda mitad, la UdeG fue por el empate y ahora sí, haciendo favorable el balón parado, con un tiro libre potente al palo contrario del portero Francisco Canales, el lateral Rodrigo Follé de zurda puso el empate momentáneo al 51’.

El gusto no duró y a la siguiente jugada la pena máxima se volvió a marcar en contra. Rodrigo Follé y Cuauhtémoc Blanco saltaron por un balón en el área, donde en el forcejeo Follé alcanzó la cara del veterano y fiel a su costumbre, Blanco le metió colmillo y cayó, convenciendo a la silbante. El encargado ahora fue Adrián Marín, quien cobró a la izquierda del portero melenudo para poner cifras definitivas.