La Copa que no salva nada en Cruz Azul

Con el panorama adverso y un ánimo golpeado por la derrota en Veracruz, porque solo sumando todo y esperando resultados aspirarían a la liguilla, La Máquina internará aferrarse a la Copa MX

Paco Jémez, director técnico de Cruz Azul
Paco Jémez, director técnico de Cruz Azul (Imago7)

Ciudad de México

Cruz Azul tiene la ilusión rota, una vez más. La Liga se le ha diluido de manera tortuosa. Ineficaz e improductivo, con dos triunfos y cuatro empates, a este no le alcanza para pelear por un boleto a la Liguilla. Bien lo resumió Jémez: “Tal vez no seamos tan buenos como la gente piensa”. Y sí, solo un milagro provocaría que esta Máquina se metiera entre los primeros ocho de la tabla general al término de la Jornada 17. Muy difícil, casi imposible.

Y ante este negro panorama se asoma la Copa Mx, el consuelo para aquellos que dan tumbos en la Liga. Ya le funcionó a Tigres en el Clausura 2014, cuando no fue capaz de calificar, pero sí se hizo de este trofeo; también lo usó en el Apertura 2015 Chivas, cuando la Liga se le fue y no tuvo de otra más que enfocarse a la Copa para maquillar el fracaso.

Pues bien, Cruz Azul está en una situación similar. Ya en 2013, en el Clausura, la Copa emergió como un gran salvavidas para La Máquina, que en ese entonces estaba naufragando en la Liga, pero el torneo copero lo salvó del hundimiento total. Al ganarla, se enrachó de tal manera que le alcanzó para calificar e incluso llegar en gran momento a la Final, pero por esos fantasmas que envuelven a este club, la perdió de manera increíble ante América.

Pero hoy, la situación cambia por completo. Cruz Azul está en el momento más comprometido de la Liga, a punto de firmar la abdicación total. Los sueños en este Clausura 2017 se esfuman rápidamente, como sucedió en los últimos cinco torneos, en los que el equipo cruzazulino no pudo llegar a la Liguilla.

Así que la Copa puede servir solo como un premio de consolación, aunque para un club tan golpeado en estos tres años puede resultar de lo más insípido. Más que un consuelo, puede ser el desconsuelo de lo que pudo ser La Máquina de Paco Jémez en este semestre.

LA COPA NO SALVA NADA

El mediocre paso de Cruz Azul en la Liga no puede ni debe pasar a segundo plano por el simple hecho de estar con posibilidades de ganar la Copa. Así de claro lo entiende la directiva de La Máquina, que en voz de Eduardo de la Torre, director deportivo, enfatizó que cada cosa es independiente y una no puede maquillar el papel de la otra.

“La Liga es la Liga y si nos va mal ahí, nos va mal aunque seamos campeones de la Copa Mx. Seamos claros, cada cosa en su lugar. Quedarnos de nueva cuenta sin entrar a la Liguilla es una de esas tantas cosas que no nos podemos permitir”, así de enfático fue el Yayo de la Torre a la salida del equipo rumbo a Morelia.

No es para menos. Jémez fue la gran apuesta de De la Torre para regresarle el protagonismo a Cruz Azul. El mismo Yayo viajó a España para ofrecerle equipo a Paco y escuchar ahí su proyecto. Luego se concretó el fichaje, y Eduardo salió varias veces a respaldarlo cuando los resultados empezaron a fallar.

Ahora, al borde del fracaso en el objetivo fundamental, Yayo marca muy bien la diferencia: “Hay responsabilidades en cada uno de los torneos y no porque tengas un buen desempeño en la Copa, la Liga va a mejorar, o no porque salves la Liga, lo de la Copa va a estar bien, son cosas diferentes y se analizarán en su momento”.

De los 18 puntos que quedan en disputa, La Máquina tendrá que ganar 15, complicado, pero De la Torre no pierde la esperanza:

“Vino esa derrota y se piensa que ya no vamos a repuntar, pero puede ser que venga un triunfo y se empiece a pensar todo lo contrario, porque así es la situación nuestra cuando ya no hay margen de error, hay que intentar enderezar esto. Nos faltan seis partidos y vamos a luchar para sacar la mayor cantidad de puntos posibles y en la copa hay que obtener un triunfo para llegar a la fi nal”, agregó el directivo cruzazulino.

CHUY COINCIDE CON JÉMEZ

El golpe que sufrió Cruz Azul ante Veracruz fue un mazazo de la triste realidad. Por eso se vio a un Paco Jémez desencajado, y honesto, fiel a su estilo, criticó el nivel de su propio equipo: “no tenemos la calidad para estar más arriba”.

CRUDO Y CONTUNDENTE

Ayer, las palabras de Jémez fueron secundadas por Jesús Corona, uno de los líderes de este equipo.

“En cuanto a números se refiere no hemos sumado los puntos que quisiéramos o que mereciéramos. Estamos donde debemos estar porque no hemos dado resultados positivos, hemos dejado ir bastantes puntos los cuales nos tienen en esa posiciones y es momento de luchar y conseguir la mayor cantidad de puntos”.

Chuy ha vivido esta historia infinidad de veces con Cruz Azul, por eso sabe que deben tolerar los malos resultados, con la esperanza mínima de poder revertirlos.

“Tenemos que aguantar la crítica, pero no me gusta que se burle la gente, que nos critiquen y con base a eso podemos crecer como jugadores o equipo, y es momento de cerrar la boca y ponerse a trabajar”.

Y agregó: “Vamos a pelear hasta el último pero hay que ir paso a paso. No hemos sido regulares y cada uno debe ponerse en su mejor forma, es complicado, pero no imposible”.