Chivas lució su mejor repertorio en el Clásico Nacional

América no reaccionó y dos goles acercaron al Rebaño en la tabla del A16. La noche en el Azteca fue rojiblanca: 0-3

Ciudad de México

El Clásico fue de un solo bando. Sólo un equipo saltó a la cancha y el resultado fue categórico. Una diferencia de tres goles ante un América desconocido, descolorido. 

Chivas fue mejor y pegó pronto. El Clásico duró 19 minutos hasta el primer gol de Brizuela, después fue un baile monumental. Fueron tres y pudieron ser cinco.

América 0, Chivas 3.

El primer gol llegó mediante una pared que desarticuló a la zaga americanista. La Chofis López quedó frente al arco, pero no quedó cómodo para definir y optó por centrar y le puso medio gol a Brizuela quien solo chocó el balón para darle rumbo de gol. Para que el Azteca estallara en júbilo.

El América no supo manejar el golpe del gol visitante y quedó en shock, no la tocaban  con profundidad, no buscaban el futbol asociación y el segundo gol parecía que no tardaría en caer.

Chivas demostró que no sólo saben tocar la pelota, sino que saben qué hacer con ella. El Chelo le tira un lujo y arma pared con la Chofis y después Zaldívar le pone un gran pase en profundidad a Brizuela y el Conejo venció sin problemas a Muñoz quien se comió el gol a su primer poste. Golpe en la mesa con el segundo tanto del Rebaño. América sin ideas y ya perdiendo el partido por dos goles. Un primer tiempo de terror para los de Coapa, poco futbol y dos goles que los ponían en la lona.

Con un dominio en la cancha y en el marcador a favor de los Tapatíos, el fin del primer tiempo fue lo mejor que le pudo pasar al América.

Ambriz en medio de sus desesperación mandó dos cambios al comienzo del segundo capítulo. Puso en la cancha a William y a Miky Arroyo y sacó a Ibarra y Quintero, buscando que Da Silva ayudara a recuperar balones como segundo contención. Ese típico cambio para evitar la goleada.

Pese a ese cambio defensivo el Rebalo tuvo el tercero pero Cisneros tardó una eternidad en definir. El mejor juego del curso ante el rival odiado.

La Chofis Lóez seguía dando un recital y le puso medio gol al Aris Hernández, solo contra Moy y el lateral del Rebaño perdonó un mano a mano cuando todo el mundo festejaba el tercero.

Almeyda movió el equipo y puso al Gullit Peña y a Marco Bueno, dándole descanso a la Chofis y a Cisneros, el Pelado pese a la diferencia no se guardó nada y buscó el tercero en la frente de las Águilas. 

El tercer tanto llegó mediante el Gullit Peña quien llegó a cerrar una jugada por la banda derecha y de cabeza marcó el que redondeó una noche perfecta. 

Goleada a domicilio a un mes del centenario americanista.