¿Hay motivos para seguir jugando la Copa MX?

Desde su regreso en el Apertura 2012, tras 15 años de ausencia, este torneo ha sido criticado por su bajo nivel y poco interés de parte de los clubes 

Trofeo de la Copa MX
Trofeo de la Copa MX (Imago7)

Ciudad de México

La Copa MX ha sido criticada por el bajo nivel de los partidos y la poca o nula espectacularidad que existen en los encuentros disputados a media semana, esto aunado al saturado calendario del balompié nacional que provoca jugar finales en fechas sui generis

El Apertura 2012 nos trajo de vuelta a un nostálgico torneo que se quedó guardado durante 15 años, la Copa MX, certamen que renació para emular el modelo europeo de jugar un torneo alterno entre todas las divisiones (o al menos la mayoría) de la federación deportiva de cada país.

La idea lucía atractiva en el papel y se buscaba darle gloria a dicho torneo pero, a casi cinco años de distancia, ¿qué tan benéfico ha sido el torneo para los clubes que incluso lo ven como una carga y lo utilizan más para que el resto de la plantilla no se ‘oxide’ en la banca?

Hay pocas cosas que destacar de la Copa MX, torneo que se celebra cada semestre (como si tener dos campeones por año no fuera suficiente). Se realizó una ronda de grupos que se jugaba más a fuerza que por gusto y las emociones llegaban hasta las instancias finales. 

Los directivos entendieron que no era suficiente hacer el torneo y jugarlo ‘por amor al arte’ (aunque había cierta remuneración económica). Se determinó por premiar a los campeones del año futbolístico con un partido de duelo directo para obtener medio boleto a la Copa Libertadores de América. Dicho sea de paso, un lugar en la justa continental más importante de América vale más que un par de millones. 

La medida funcionó, el aliciente motivó a los clubes (en especial a los de Primera División) a llevarse el torneo copero y traer a casa el ansiado título continental, basta recordar a los Tigres, campeones del  Torneo de Copa en el Clausura 2014, que llegaron a la Final de la Copa Libertadores en la que cayeron derrotados por el River Plate.

Tras las modificaciones impuestas al torneo continental por la Conmebol, los clubes mexicanos se vieron imposibilitados de poder disputar nuevamente el torneo libertador, argumentando que los calendarios se empalmaban con la liga y copa locales. La Copa MX perdía a lo único que lo mantenía con vida.

Y entonces ¿Qué chiste tiene jugar la Copa MX?

Sin duda necesita darle un nuevo plus, algo que motivo a los clubes a seguirla jugando, que se sientan orgullos de formar parte de dicho torneo y, aún más, que busquen salir campeón. Las principales ligas europeas lo hacen; en España, la Copa del Rey da premios económicos de 18 mil libras por superar la primera ronda, la cantidad asciende por cada instancia superada hasta llegar a la final, el campeón se llevará un boleto a la Europa League y un millón de libras. 

La FA Cup de Inglaterra no se queda atrás, el incentivo máximo es el disputar el torneo más antiguo y prestigioso del futbol, jugar la final en el emblemático estadio de Wembley. De conseguir la copa, el campeón tendrá un puesto en la Europa League y una bolsa de 2 millones de euros. Algo mucho mejor que solo las ‘gracias’ que da la Copa MX.

El dilema de los Clubes, la taquilla.

Más allá de lo deportivo, algo que también le ha complicado la vida a los equipos y directivos es el tema de la taquilla. Las tribunas lucen vacías, para muestra, los 412 asistentes para el juego entre Correcaminos Vs. Atlético San Luis y en la presente campaña los 1617 testigos del Atlante Vs. Venados. No importan las promociones que lance el equipo local, la gente no asiste, a no ser que haya un equipo grande de por medio. 
El ejemplo claro fue la edición de copa del Apertura 2015, en dicho certamen las Chivas salieron airosas y también la taquilla al dar el mejor promedio de asistencia con un total de 8 mil personas por partido, cifra que apenas supera al peor promedio de asistencia de una liga europea: la italiana, con poco más de 6 mil aficionados en el último año futbolístico.   
Pensando a futuro.

Se ha intentado realizar modificaciones al formato de competición, se han dado ideas de hacer un torneo anual y no semestral, de realizar sorteos y que se realicen partidos de eliminación directa para mantener la emoción desde el primer minuto y así evitar una innecesaria sobresaturación de partidos.
 Incluso, con la nueva regla 10/8, los clubes podrían foguear a su cantera en el torneo copero con la misma regla, aplicada de distinta forma, 10 canteranos por 8 jugadores del primer equipo. La medida, aunque pudiera ser criticada y señalada, sería el salvavidas de la selección en todas sus categorías pues, con una liga saturada de extranjeros y naturalizados, las opciones para ver futuros convocados a la selección nacional disminuyen gradualmente.

Datos a considerar

Peor asistencia registrada en la copa: 412 asistentes, 2014 (Correcaminos vs Atlético San Luis)
Peor asistencia actual: 1687 aficionados, 2017 (Atlante vs Venados)
Premiación: sin remuneración económica, el premio era lograr medio boleto a Libertadores.
Copa del Rey, 18 mil libras por superar cada ronda y aumenta 4 mil por cada ronda superada cuartos 60,000, semis 80,000, se entrega un millón al campeón.

FA cup, casi dos millones de euros al campeón, final en wembley, plaza para la UEFA Europa League los clubes ‘pequeños’ tienen la posibilidad de recibir a un ‘grande’ y abarrotar las gradas. 

Copa de Alemania: Lugar en Europa League 

Promedio de asistencia, última temporada

FA Cup: 13,586 aficionados                                
Copa del rey: 10571 aficionados                       
Copa MX: 5,243 (Primera vuelta del torneo).

Copa de Alemania: 20,841 aficionados

Copa de Italia: 6,724 aficionados