América resuelve partido contra Toluca en 20 minutos

Menos de media hora le bastó a América para doblegar a Toluca en el Nemesio Diez con dos goles contra uno, después las Águilas tuvieron un buen ejercicio  y defendieron su ventaja

Toluca

La versión más vertiginosa de América en el torneo solo duró 25 minutos, el tiempo en el que las Águilas estuvieron con once jugadores en el campo, porque con la expulsión de Guido Rodríguez, el conjunto americanista se vio obligado a recular, cedió todo el terreno y apostó por el orden defensivo. Resistió el cuadro amarillo que supo ganar el partido en las áreas, marcando en momentos puntuales y alejando el peligro de su área. Supo sufrir el cuadro de Coapa, pero se llevó del Nemesio Diez un 2-1 que lo devuelve al segundo lugar de la tabla general.

Fue un buen América el que salió de inicio, Miguel Herrera recuperó un viejo sistema que en otros tiempos le dio buenos dividendos, el Piojo echó mano de la línea de cinco, con Mateus y Guido en la media cancha, el colombiano tuvo un partido de mucho desgaste y demostró las condiciones por las que fue fichado, se agregó con sentido desde la segunda línea y remató de forma excelsa un buen contragolpe. Cuando América jugó en inferioridad, tuvo que jugar con Edson en la media y se le demandó mucho desgaste.

Las Águilas fueron un equipo entero, que le entró al intercambio de golpes con los Diablos, ambos asumieron su papel y ofrecieron un partido de norte a sur. Se cruzaron dos escuadras que están en la parte alta de la tabla y lo que arrojaron en el campo fue un duelo eléctrico, en el que las Águilas fueron más contundentes.

Darwin Quintero sigue siendo un jugador punzante en el ataque americanista, el más fino y el más lúcido, el colombiano salió enchufado, se movió con libertad en el eje de ataque y empezó a proyectar a su escuadra. Además, defensivamente América lució entero, es lo que le permite esa formación, que Paul y Samudio son dos hombres que impidieron el flujo de juego de los Diablos por las bandas, demasiado predecibles los escarlata, no tuvieron la certeza para llevar peligro al arco de Marchesín, sin creatividad en la elaboración, abusaron del centro y la bola de diluyó por la raya final.

Y es que el inicio de América fue trepidante, quizá los mejores minutos de las Águilas en lo que va del torneo, con un cuadro bien estructurado y con una buena velocidad en las transiciones. Los de Coapa le tomaron el pulso al partido, entendieron bien las condiciones del juego, supieron en qué momento replegar y cuando poner el pie en el acelerador.

Se aprovecharon del ansia de Toluca y los cazaron en dos acciones puntuales, la primera cuando Darwin bajó hasta campo propio y buscó proyectar a Oribe, el defensa Santiago García en su intento por alejar el balón con la cabeza habilitó a Silvio Romero, el Chino no lo pensó y sacó un fierrazo con la zurda, imposible de detener para el portero Luis García. En 10 minutos América ya estaba al frente.

Los de Coapa siguieron imprimiendo su ritmo, recularon unos metros conscientes de que los Diablos apelaron al orgullo para ir en busca del empate. Bien plantados, fueron cerrando cualquier espacio los americanistas, pero mantenían la vista en las lagunas defensivas de los rojos. Así llegó el segundo, en una lección de contragolpe.

Entre Silvio, Mateus y Darwin asestaron un golpe mortal. El delantero argentino y el mediocampista colombiano presionaron y robaron la pelota, Uribe dio para Darwin, éste se subió a la moto, arrancó y en el camino dejó a a un rival, luego levantó la cara, cambió el sentido del juego y encontró a Romero, el Chino la bajó y la dejó puesta para Mateus que nunca dejó de acompañar la jugada y con un fuerte derechazo puso el 2-0 para las Águilas.

Hasta ahí América lucía entero, con mejor cuerpo y la sensación constante de peligro, porque Paul pudo marcar el tercero en una acción en la que se avivaron en el cobro de un tiro libre, el lateral, entró al área y chutó, pero su tiro dio en el travesaño.

Toluca no reaccionaba, ni Jesús Méndez, Rubens Sambueza, Alexis Canelo y mucho menos Rodrigo Gómez, pudieron encontrar una fisura en la defensa americanista que mostró su empaque. Pero esa versión de América se desvaneció en el minuto 25 cuando Guido Rodríguez se fue expulsado por una plancha en el rostro de Sambueza. A partir de entonces el partido dio un vuelco.

América pasó a un plan defensivo, Edson saló a jugar en la media de contención junto a Uribe y la línea de cinco ahora era de cuatro en el fondo, pero con Darwin, Oribe y Romero teniendo un buen desgaste. Toluca pasó a tener la pelota, pero no la lucidez. Una y otra vez la misma inercia, centro tras centro sin que estos encontraran buen puerto.

En el segundo tiempo la historia no varió. América apeló al orden atrás y a Toluca le siguió faltando sentido en ataque. Las Águilas tuvieron un par de contragolpes en los que no estuvieron finos y los Diablos solo un tiro de media distancia que se fue por encima. América recuperó el segundo escalón de la tabla, lo hizo con una buena versión, aunque esta solo le duró 25 minutos.

Toluca descontó al minuto 92 con un remate de Santiago García.