América vs. Tigres: La Final de los ricos

Águilas y felinos demuestran la importancia de la solvencia económica para que los clubes profesionales obtengan resultados sobre el terreno de juego

Tigres y América, la Final del Apertura 2016
Tigres y América, la Final del Apertura 2016 (Imago7)

Ciudad de México

No es casualidad que la Final del futbol mexicano la disputen Tigres y América, equipos respaldados por Cemex y Televisa, dos de las empresas más importantes de México. Los equipos que más pagan suelen tener mejores resultados, como demuestra el análisis que realizó Deloitte durante casi diez años en la Liga Premier de Inglaterra.

Claro que siempre habrá una o dos malas temporadas, pero este análisis prueba que a través del tiempo, una mayor inversión en los mejores jugadores (y por tanto, los mejor pagados), genera resultados. Siempre se dudará si las estrellas se podrán entender sobre el terreno de juego o por los posibles problemas de vestidor que puedan surgir.

Sin embargo, tal como la tabla porcentual y los análisis de Deloitte demuestran, el encarar una competición con una nómina de estrellas, trae consigo los primeros lugares. Ya lo dijo Jorge Valdano: los buenos jugadores están destinados a entenderse. Los aficionados al deporte somos románticos y nos gustan las historias en las cuales el no favorito (underdog en inglés) sale triunfador, a pesar de tener todo en contra. La realidad indica que esas historias son ya contadas y la matemática lo demuestra. También es cierto que las Ligas han hecho cambios en sus formatos para evitar sorpresas.


La Liga de Campeones de la UEFA implementó la fase de grupos en lugar de la eliminación directa a 180 minutos por esta razón. En formatos a ida y vuelta y con el gol de visitante como factor, todo podía suceder; por ello el cambio. Hay que remontarse a principios de la década de los noventa para encontrar a campeones como el Marsella o Estrella Roja, equipos que no están en la lista que también publica Deloitte de los equipos más ricos.

El futbol mexicano sigue teniendo ese formato en Liguilla de ida y vuelta; sin embargo, la tabla porcentual es un buen parámetro al medir los puntos obtenidos en una muestra representativa de poco menos de un centenar de partidos. No es sorpresa, por tanto, que en dicha tabla los equipos mejor colocados tienen el respaldo de Cemex, Televisa, Grupo Carso y FEMSA. Un equipo que basó su estrategia en estos estudios es el FC Barcelona.

El cuadro catalán vivía una crisis financiera después del mandato de Joan Gaspart, pero aún así con Sandro Rosell como líder de la parcela deportiva, la entidad decidió invertir en los fichajes de Ronaldinho y otros jugadores como Deco y Rafa Márquez. La alternativa era un modelo de cantera, el cual no tenía un fundamento como los modelos mostrados. El ideal como muestra el análisis de Deloitte es tener un equilibrio entre ingresos y sueldos de un plantel. Para ello existen distintas formas de hacer frente con mayor o menor holgura a la alta nómina de un equipo.

Grandes equipos como el Barcelona o el Real Madrid, los cuales aún son clubes de socios, dependen de una alta capacidad de convocatoria para generar ingresos. Otros dependen de millonarios, como el Manchester City, y otros tantos tienen un respaldo corporativo.


Es lógico en términos de desempeño que aquel plantel que tiene la tranquilidad de recibir su sueldo completo y a tiempo, tiene por consecuencia un mejor rendimiento comparado con aquellos que están en constante incertidumbre respecto a sus ingresos. Siempre habrá excepciones, pero la mayoría se rige bajo esta lógica. Ejemplos de dobles contratos, o equipos que no cumplen con los compromisos adquiridos con sus jugadores, hay muchos en nuestra Liga. Sin embargo, esta Final es una muestra de que instituciones serias y con poder de convocatoria como Tigres y América son las que pelean por los campeonatos.