El clembuterol acecha de nuevo

Los primeros casos en México fueron en el 2005; pero el detonante fue en 2011, donde seleccionados del tricolor dieron positivo en Copa América

Sede de la  Agencia Mundial Antidopaje
Sede de la Agencia Mundial Antidopaje (Reuters)

Ciudad de México

El último reporte realizado por la Comisión Nacional de Deporte (Conade) es alarmante: 29 jugadores registrados ante la Federación Mexicana de Futbol en la Liga MX y la Liga de Ascenso dieron positivo en las pruebas de antidoping de 2011 a 2013. La causa fueron los alimentos contaminados por clembuterol, químico utilizado de manera ilegal en algunos rastros con el fin de engordar a las vacas. Los efectos que producen en los deportistas son contrastantes: a pesar de aumentar la dureza muscular y desaparecer las grasas del organismo, sus efectos secundarios incluyen dolor de cabeza, sudoración, náuseas, dolores de pecho, entre otros.

Si bien los primeros casos en México se dieron en 2005, el detonante ocurrió hasta 2011, año en que se dio el descubrimiento más famoso relacionado a esta sustancia.

Previo a la Copa Oro de ese año, los jugadores Christian Bermúdez, Édgar Dueñas, Antonio Naelson "Sinha", Guillermo Ochoa y Francisco Javier "Maza" Rodríguez arrojaron positivo en consumo de clembuterol debido a que consumieron carne contaminada en el Centro de Alto Rendimiento durante una concentración previa a la competencia.

Aunque ninguno de ellos pudo disputar el torneo de Concacaf, finalmente fueron absueltos debido a que la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol y la FIFA consideraron que la presencia de este químico en las reses del país se trataba de un problema de salud pública.

Ese mismo año, en vísperas del Mundial Sub 17 de México, 109 de 208 jugadores de las distintas selecciones que asistieron al certamen dieron positivo por el fármaco.

Por su parte, Jiri Dvorak, jefe médico de la FIFA, precisó que de las 24 selecciones que asistieron al evento, 19 tuvieron en sus filas a jugadores afectados por el clembuterol. Las pruebas se realizaron en los laboratorios de Colonia, en Alemania.

A pesar de esto, la FIFA y la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) optaron por no castigar a ninguno de los participantes por las mismas razones que los jugadores de la selección mayor.

Dos años después, la Comisión Disciplinaria de la Femexfut dio a conocer que dos jugadores arrojaron positivo en el control efectuado en la Jornada 1 del Apertura 2013. Aunque los nombres no fueron anunciados, los controles antidopaje habían sido realizados en los partidos entre Cruz Azul frente Morelia y Querétaro frente a Monterrey, por lo que se barajeó la posibilidad que se tratara de Jesús Corona y Manuel Madrid (Cruz Azul); Fernando Silva y Luis Zarate (Monarcas), Omar Arellano y Luis Madrigal (Rayados) y Marco Jiménez y Amaury Escoto (Querétaro). Una vez más, la Comisión exoneró a los aún desconocidos implicados con el mismo argumento de la ingesta involuntaria de la sustancia a través de la comida.

Los problemas con este componente metieron a México en problemas con Sudamérica. El primer incidente se dio durante la participación de El Tri en el Mundial Brasil 2014. Durante su estancia, los alimentos consumidos por los futbolistas mexicanos eran preparados exclusivamente en el hotel donde se hospedaban como una medida por los.

Eventualmente en marzo de 2016, la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) recomendó a los jugadores de equipos sudamericanos que si viajaban a México a un partido de la Libertadores no consumieran carne roja durante su estancia en el país para evitar que los atletas se infecten con esta sustancia.

Incluso se ha dado un caso en el ring mexicano. Recientemente Francisco "Bandido" Vargas, campeón superpluma del Consejo Mundial de Boxeo, dio un resultado positivo adverso causado por el fármaco encontrado en la carne de res. Sin embargo, los resultados obtenidos de su estudio no afectarán su siguiente enfrentamiento contra Orlando "Siri" Salido, programado para el 4 de junio.

La labor de Cofepris contra el clembuterol

Los primeros casos de intoxicación por clembuterol en nuestro país se dieron en 2005, cuando 511 personas fueron tratadas por ingerir carne contaminada, por lo que la Comisión Nacional de Riesgos Sanitarios (Cofepris) inició una campaña con el fin de terminar con su utilización.

La intoxicación con este químico se da mucho en México debido a que la legislación mexicana es más permisiva en el uso de la sustancia para los productores de carne, por lo que la falta de supervisión ha permitido que este problema no se haya erradicado aún.

Tras lo ocurrido con la Selección Mayor, la Cofepris realizó una inspección en los rastros mexicanos que exportan su carne a nivel nacional para erradicar el uso de este químico en los mismos.

Su labor fructificó con la clausura de 58 establecimientos en Aguascalientes, la Ciudad de México, Chiapas, el Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Nayarit, Puebla, Querétaro, Tlaxcala y Veracruz durante el periodo 2011-2015.