Las Águilas se impusieron a una Máquina que no sabe anotar

América derrotó en el Estadio Azteca a Cruz Azul con dos goles de Oribe Peralta

Ciudad de México

La historia fue la misma para Cruz Azul.  Fue vertical, tuvo llegada y no concretó, características constantes para el equipo de Paco Jémez en este Clausura 2017. América también se quiso lucir con buenos arribos, y la diferencia la hicieron dos remates certeros de Oribe Peralta que reaniman (al menos por unos días) el proyecto de Ricardo La Volpe ante los ojos de su afición.

La Máquina no puede, no sabe como anotar. Le falta fuerza en ese último tiro, fiereza.

De las primeras jugadas de peligro que tuvo el conjunto celeste fue un balón que le cayó a Martín Cauteruccio en la que Aguilar le robó el esférico y no paso a mayores.

El cuadro de Coapa respondió con un tiro de William da Silva que causó un buen susto, pero hasta ahí.

El Chaco también lo intentó al igual que Ángel Mena, aunque la bola no llegaba a lugar deseado. Del otro lado, Silvio Romero también conectó sin éxito.

Y ese en ese vaivén se consumían los minutos del duelo,  con buenas jugadas de ambos cuadros, pero sin el toque de veneno que se requería.

Por algunos instantes, los cementerios se agazaparon en su área. Un acto peligroso. Y sí, instantes después (29') Oribe Peralta remató con la cabeza a primer porte y venció a Jesús Corona. Se abrió el marcador con polémica, pues los visitantes aseguraban que Peralta había cometido falta.

Luego, Silvio Romero se perdió el segundo, pues quedó franco, pero mandó el balón a las manos de Corona.

Cuando parecía que Jorge Benítez podía meter el empate para los cementeros, Agustín Marchesín detuvo su intención. Otra vez fallaban los de azul, que siguen sin la puntería necesaria.

En una de esas llegadas cementeras, Marchesín salió a buscar el balón, ya que Martín Rodríguez amenazaba con hacer daño, pero en el camino se llevó al celeste. Por lo cual se pidió penal, pero el árbitro César Ramos no lo marcó.

De nueva cuenta Cruz Azul tuvo una oportunidad en los botines de Rafael Baca, pero abanicó el esférico y no logró el objetivo.

El encuentro mantuvo instantes de tranquilidad,  con disputa en la media cancha. Y después, los locales inclinaron el duelo a su favor, pisaban con peligro el área rival, pero no conseguían el segundo.

Pero al 83' apareció de nueva cuenta Oribe Peralta para destrozar cualquier esperanza cementera que se asomara. No hubo más. América fue el que tomó un buen respiro, tras los malos resultados que ha cosechado en este Clausura 2017.