Chivas vence al Atlas y se lleva el Clásico Tapatío

Con goles de Ángel Zaldívar y Orbelín Pineda, el Rebaño Sagrado venció 2-0 a los Rojinegros en la Jornada 6 del Clausura 2017

Guadalajara

El daño al Atlas fue por partida doble. Chivas se metió al Coloso de la Calzada Independencia y no sólo se llevó el Clásico Tapatío por marcador de dos a uno, sino que de paso rompió la racha que ostentaban los Zorros de 10 meses sin derrota en el Estadio Jalisco.

El 9 de abril de 2016 era la última ocasión en que Atlas había caído en su inmueble, sin embargo los goles de Ángel Zaldívar y Orbelín Pineda terminaron por cortar esta grata estadística de los Zorros en el escenario más doloroso.

A base de insistencia es que Chivas pudo poner a su favor un juego que lució trabado de inicio. Aunque no tuvieron mucha claridad a la hora de dar el último toque, el Guadalajara había disparado a puerta en tres ocasiones antes de que el cronómetro marcara los primeros diez minutos de juego.

Orbelín Pineda y Eduardo López fueron los primeros en probar suerte desde media distancia pero la cabaña de Oscar Ustari salió bien librada ante los intentos rojiblancos. Todo quedó en aviso para los locales.

Atlas, quien había sido menos en el arranque, encontró su opción más clara en un tiro de esquina al 21’. Martín Barragán fue quien se levantó en el área para conectar con rencor el esférico y Rodolfo Cota tuvo que hacer gala de sus reflejos para desviar el testarazo hacia la derecha. Luis Reyes intentó rematar de nuevo pero ya se encontraba en fuera de juego. El cancerbero rojiblanco ya era factor en el marcador.

Chivas siguió con la misma fórmula: aproximarse al área y probar con un zapatazo. Parecía gastada la ecuación del Rebaño, sin embargo en una de estas aproximaciones José Madueña derribó a Isaac Brizuela dentro del área y el silbante no dudó en decretar la pena máxima. Ángel Zaldívar fue el encargado de cobrar y con autoridad infló las redes rojinegras. El gol del “Chelo” no sólo puso arriba al Guadalajara, sino que también devolvió bríos a una afición rojiblanca que era claramente superada en número por el odiado rival.

El momento era de Chivas y después de que le anularan un tanto válido a Pizarro caería el segundo gol del chiverío. Fue al 40’ cuando Ustari quiso salir jugando y entregó la pelota a Zaldívar a las afueras de su área. El ‘Chelo’ falló en su mano a mano con el cancerbero, pero Orbelín tomó una pelota que había quedado suelta y la mandó a las redes para poner el dos a cero con el que ambas escuadras se fueron al descanso. Chivas ya lo ganaba con autoridad.

Llegó la parte complementaria y pese a que ya no mostraban el mismo ritmo, los de Matías Almeyda dominaban el balón y controlaban a su modo el encuentro. Con Atlas persiguiendo el esférico, el grito de “olé” apareció en unas tribunas rojiblancas que cada vez estaban más despiertas.

José Guadalupe Cruz se dio cuenta de lo anterior y fue entonces que mandó a Fidel Martínez al campo. Luis Robles fue el sacrificado por el ‘Profe’ en el afán de que Atlas retomara un poco de protagonismo en un juego en el que de pronto no tenía idea de cómo hacerle daño al Guadalajara.

Aunque los reflectores se fueron sobre Fidel en el ataque rojinegro, fue Aboagye Clifford quien intentó con más fuerza el recortar las distancias. Se jugaba el minuto 74’ cuando el africano disparó a la meta de Cota y su pelota se fue apenas por un lado del poste izquierdo.

El ánimo de las tribunas llegó hasta al terreno de juego cuando al 76’ Alan Pulido y Daniel Arreola se enfrascaron en un conato de bronca que terminaría pronto cuando el nazareno amonestó a cada uno.

Parecía que Atlas se moriría de la nada o luchando muy poco, sin embargo al 83’ Martín Barragán marcó el tanto que le devolvió la vida a los Zorros. En un centro de Clifford al área, ‘Poteyo’ se lanzó heroico para conectar con la cabeza y ponerla en un rincón inalcanzable para Rodolfo Cota. El canterano la puso pegada a la base del poste izquierdo de Chivas y de nueva cuenta los cánticos rojinegros hicieron hervir el coloso.

Al final se agregaron tres minutos al juego en donde la calentura de Atlas los llevó a quedarse con 10 hombres. Daniel Arreola se ganó su segunda amarilla del encuentro y entre su malestar y los silbidos del estadio fue que Chivas consumó su victoria y travesura en la cancha del Jalisco.

MC