Necaxa silencia la casa de Mineros: 0-2

Los Rayos vencieron en la ida de la Final del Ascenso MX a Zacatecas, que viajará con un hándicap al estadio Victoria el próximo sábado

Zacatecas

Rayos del Necaxa venció dos a cero a los Mineros de Zacatecas en la Final de ida del Ascenso MX en el Clausura 2016.

Los goles corrieron a cargo de Luis Felipe Gallegos (51') y Jesús Isijara (63').

LA vuelta se disputará en el Estadio Victoria el próximo 7 de mayo, donde, de sellar la gloria, los Rayos jugarán el el partido por el boleto a la Liga MX ante FC Juárez.  

LA CRÓNICA

Orden por encima de todas las cosas. Los primeros 45 minutos de la Final de ida del Ascenso MX fue rica en pelea, en esfuerzo; sobró la intensidad y faltó la calidad, no porque los jugadores no la tuvieran, pero ningún equipo dio una pelota por muerta, nadie escatimó una gota de sudor. Para algunos, esta fase es la llave para cumplir un sueño anhelado durante años: jugar en Primera División.

El estadio Francisco Villa registró un lleno hasta el tope, 18 mil zacatecanos acudieron al llamado para esta Final, no se hablaba de otra cosa; la fiesta en la tribuna era diametralmente opuesta a la alta tensión del campo.

Las jugadas más claras de Mineros fueron remates de cabeza, un buen recuerdo para abrir el marcador, pero muy repetitivo y en ocasiones abusaron del centro y del balón aéreo. Raúl Enríquez, Roberto Nurse y Christian López tuvieron la oportunidad mediante cabezazos, pero sus remates llegaron muy débiles a las manos de Gutiérrez o en el caso de López, quien estando solo remató por un lado.

Los Rayos dispararon por primera vez al arco hasta el minuto 13, pero el tiro fue a las manos de Velázquez. La más clara fue de Rodrigo Prieto, quien fue habilitado con una jugada de fantasía y su remate de cabeza, aunque tenía fuerza, salió directo al cuerpo del portero de Mineros.

Muchos nervios y nada para nadie. Un primer tiempo que terminó sin goles en el Francisco Villa. El segundo tiempo comenzó con una genialidad, con una obra de arte. Un juego tan cerrado se abre sólo con un error infantil o con una jugada sacada de la galera.

Al minuto 50 llegó un gol de otro partido. Tiro libre directo en favor de los visitantes y Luis Gallegos le pegó con fe, con ganas de estar en el Máximo Circuito y la colgó al ángulo de Velázquez, quien no llegaba ni asistido por Superman: golazo de bandera.

Mineros recibió el golpe y no reaccionaba, no mostraba signos de rebeldía.

Necaxa siguió igual, ordenado y en un desliz de la zaga local ampliaron la ventaja. Al 65', habilitaron a Prieto, quien perdió un tiempo en rematar y, en su afán por recuperar el balón, rebotó el esférico en un rival y la pelota le quedó justa a Isijara, quien no se volvió loco, aprovechó el regalo y le metió la derecha y a festejar. La esperanza de regresar a Primera se prendía de la entidad necaxista.

Ya con el segundo tanto en contra, Mineros buscó hacer daño, defender la localía y hacer de menos un gol.

Nurse tuvo el gol de cabeza. Después de un gran centro desde la banda derecha llegó el espigado delantero y remató franco, seco al arco y un defensa evitó el gol. La zaga visitante mantenía la ventaja ante el alarido de la multitud que se quedó con las ganas de gritar el gol.

Mineros se fue al ataque metiendo al 'Chiquis' Cisneros y Sergio Santana, pero no lograban hacer daño, no se acercaban en el marcador y el tiempo se diluía.

Ya sobre la hora se le metieron hasta la cocina a Yosgart Gutiérrez, y el arquero necaxista evitó la caída de su meta. Se dice que el 2-0 es el marcador más engañoso, pero eso se determinará el próximo sábado en Aguascalientes, donde se jugará la vuelta; por lo pronto, Rayos sacó una ventaja que es buena, pero no definitiva.