Rafa Puente, de antagónico al héroe de la película

Lobos BUAP se proclamó campeón en la final del Ascenso Mx y consiguen su pase a la Liga Mx tras vencer a los Dorados de Sinaloa

Rafa Puente es campeón del Ascenso Mx
Rafa Puente es campeón del Ascenso Mx (Mexsport)

Culiacán

Rafael Puente del Río logró algo histórico al frente de Lobos BUAP, pues en tan poco tiempo hizo que el equipo se convirtiera en el favorito en la liga de plata y ahora, con trabajo y esfuerzo, los poblanos pertenecen por primera vez al máximo circuito tras ganarle a Dorados en la Final por el ascenso.

De cuna futbolera, Rafa no ha olvidado sus orígenes, de dónde nació esta pasión por la pelota; así como tampoco ha dejado de lado su paso en la actuación, pues reconoce que gracias a los reflectores, él pudo desarrollarse plenamente en el ámbito profesional.

"Siempre he tenido mucha pasión por el futbol, se puede decir que lo mamé, soy de cuna futbolera porque mi padre toda su vida ha estado inmerso en esta industria y cuando más inquietud me llegó fue después de haber trabajado como actor, porque fue un trago amargo retirarme como futbolista sin haber tenido el éxito que hubiera deseado".

Aunque su sueño como jugador culminó a temprana edad, no descartó regresar a este ámbito que siempre le llamó la atención y que "por azares del destino encontré en la actuación posibilidad de prepararme más, de desarrollarme profesionalmente y concluido esto pasó el trago amargo de no haber podido trascender como jugador para entonces empezar a pensar en mi carrera como director técnico".

Puente del Río, previo a su llegada al banquillo de los universitarios tuvo dos propuestas con Coras y Tampico Madero, las cuales rechazó porque aún no concluía sus estudios como técnico, además de que el contrato con la Tribu solo era solo por los partidos que quedaban en curso, mientras que con la Jaiba decidió declinar por motivos personales.

Más tarde vino la oportunidad de comandar a los de la Benemérita, aun sin experiencia profesional, tomó un proyecto que confió en que haría grandes cosas para el plantel; sin embargo, su primeros partidos no fueron lo que él y el club esperaba, ya que no calificaron a la liguilla; a pesar de ello, la directiva decidió continuar con Rafa para el Clausura 2017.

Para el Clausura 2017, los resultados en un comienzo no fueron los esperados, pero con el pasar de las jornadas, el cuadro de los universitarios se convirtió en uno de los favoritos para llegar a la fiesta grande, y así sucedió, tras terminar en la sexta posición con 27 puntos, siendo la mejor ofensiva con 30 goles.

"No comparto mucho que califiquen como malo ese arranque (Apertura 2016), fuimos de menos a más y eso fue muy evidente en cuanto al comportamiento del equipo. Posteriormente, en ese torneo (Clausura 2017), la clave fue la unión del grupo, ha sido el privilegio de dirigir a un grupo de jugadores que son capaces, que todos los días luchan con un amor propio gigante para construir prestigio, que tienen un hambre de triunfo ejemplar y que se contagia", comentó el entrenador de los de la Benemérita.

Durante la liguilla, Lobos demostró ser un equipo sólido y contundente, dejando en el camino a clubes referentes del circuito de plata como Alebrijes de Oaxaca, Mineros de Zacatecas y FC Juárez, haciendo que estos resultados lo pusieran por encima del campeón del torneo anterior, Dorados de Sinaloa.

Pese a que el timonel de los poblanos nunca se sintió como claro favorito, siempre confió en las virtudes que presentaban sus jugadores, ya que trató en todo momento transmitirles que eran afortunados en jugar finales importantes, que muchos otros futbolistas con mayor experiencia, nunca han tenido.

"Siempre les he transmitido que las finales se juegan para ganarse, que se diviertan, que disfruten del poder vivir estos partidos que son tan relevantes y que bastante expectativa generan, que siempre antepongan el nosotros al yo, y que tengan una firme consciencia de lo privilegiados que son por desarrollarse profesionalmente, en lo que muchos desearían desarrollarse", declaró.

Ahora con el título del campeón del Ascenso y el trofeo del nuevo equipo del máximo circuito, Rafa Puente, dejando su faceta como actor y comentarista para apostar por un nuevo desafío, del cual no muchos creían por su corta experiencia como jugador profesional y porque nunca había dirigido a un equipo profesional, demostró que los sueños pueden lograrse con constante trabajo, con la mentalidad de buscar tener "prestigio" y ser mejores cada día.

Puente del Río nunca olvidará su profundo agradecimiento "para con Dios, con mi familia que se la jugó conmigo y que estuvo dispuesta a salir de la zona de confort, en la cual, pues afortunadamente los medios me habían permitido estar, con los jugadores a los que dirijo que se entregan todos los días y que matan por construir una carrera de éxito y por supuesto con la directiva, la que confió en mí y que estuvo dispuesta a poner en manos de un técnico sin experiencia su proyecto deportivo".