Lo difícil de ser árbitro: Fernando Guerrero

Fortaleza mental, punto que trabajan al cien por ciento los silbantes en la Liga MX

Fernando Guerrero, árbitro mexicano
Fernando Guerrero, árbitro mexicano (Santiago Chaparro )

Ciudad de México

La fortaleza mental es uno de los puntos que trabajan al cien por ciento los árbitros. Saben que lo necesitan para conducirse con el aficionado, el jugador y hasta los directivos. Fernando Guerrero relató lo compleja que resulta la tarea arbitral, siempre envuelta en la polémica y hasta en 'mentadas de madre'.

"La crítica siempre va a estar, pero de esa se aprende. El árbitro debe estar preparado mentalmente, por eso tenemos un área psicológica donde se trabaja de manera individual y colectiva. Eso lo vemos para sacar lo positivo y no que sea un lastre para nosotros".

"Trato de como soy afuera también serlo dentro. Soy sociable y con el jugador trato de ser igual"

Por supuesto, uno de los tópicos de los que mucho se habla es si el nazareno se deja influenciar por la localía de un equipo: "Se escucha mucho eso de la presión cuando un equipo es local, pero es un mito, cuando tú entras al terreno de juego lo haces a aplicar las reglas, te olvidas de colores, si es en tal o cual plaza, y hay adrenalina en el árbitro, pero conforme vas tomando decisiones, a veces ni escuchas el ruido del público, ni las mentadas, pues estás tan mentalizado en la toma de decisión, que eso pasa, no te merma".

Una de las críticas hacia el gremio de los hombres de negro es que muchas veces dejan que los futbolistas los traten mal durante los partidos, algo que negó Guerrero.

"Es que es parte del futbol, por eso la regla lo contempla, que si un jugador grita puede ser amonestado, los que diseñaron las reglas de juego saben que eso va a suceder en los partidos".

Y al ser cuestionado si en verdad el arbitraje mexicano era tan malo, dijo de manera contundente que "no, porque tú ves la preparación de los árbitros, ves que en el aspecto físico estamos de manera pareja a los jugadores. También el margen de error ha disminuido, los tienen esas estadísticas. Los errores arbitrales que pegan al marcador han disminuido".

Eso sí, del otro lado, negó que el árbitro sea prepotente con el futbolista. "Trato de ser como soy afuera, también serlo dentro. Soy muy sociable y con el jugador trato de ser igual, lo respeto mucho, y entonces, me gusta que el jugador se sienta en confianza, ellos te ven como la autoridad y la cultura que tenemos es de no respetar a la autoridad". Enseguida, agregó que "trato de ser un ambiente, no amigable, sino agradable en la cancha; entonces, hasta ahorita no te puedo mencionar a un jugador que haya sido grosero".

Guerrero sigue sumando finales, y eso para él es el reflejo de la constancia: "Soñaba con salir en un recorte de periódico, en la televisión, y cuando lo logras, vas por más cosas, voy a empezar mi sexto año en Primera División y se consolidó algo que yo venía trabajando", concluyó.