Se apunta a la fiesta

Como es costumbre, Cruz Azul aseguró ayer un lugar en la Liguilla, la número 24 desde que obtuvo su último título en el Invierno 1997, con la esperanza de que ésta sea la definitiva para lograr el añorado campeonato.

Joao Rojas fue el anotador de la Máquina.
Joao Rojas fue el anotador de la Máquina. (Juan Luis Díaz)

México

Cruz Azul puso su nombre entre los calificados a la Liguilla. La Máquina venció a Monarcas por un gol a cero y con eso certificó su calificación para buscar, por enésima vez, terminar con la sequía que le invade en los últimos 16 años.

Aunque los dos equipos necesitaban la victoria para encaminarse a la Liguilla. Cruz Azul salió un poco más decidido buscando a Joao Rojas para que tratara de desequilibrar por la banda izquierda, pero Monarcas se plantó con orden y supo frenar el ímpetu celeste.

Un error de Torrado en la salida permitió que Ever Guzmán entrara con la pelota controlada al área, pero el delantero michoacano perdió un tiempo en la definición y su tiro fue desviado por Amaranto Perea.

Joao empezó a ser el hombre desequilibrante de La Máquina, el ecuatoriano sacó un tiro que Vilar manoteó para tiro de esquina. E instantes después generó una jugada en la que Rodrigo Salinas golpeó el balón con la mano, aunque el árbitro, José Peñaloza, no pitó el penal.

Después, los dos equipos cayeron en un ejercicio de querer y no poder, Morelia cerró bien los espacios y poco le importó que no tuviera llegada a gol. La Máquina mantuvo el plan de atacar con Joao y tuvo algunos chispazos de Achille Emana, hasta que el camerunés se marchó lesionado al minuto 30, por molestias en la espalda baja.

Hasta la recta final del primer tiempo fue cuando ambos tuvieron mayor atrevimiento. Al 37’, Joao centró por derecha, Enrique Pérez cortó con la cabeza y Formica (quien relevó a Emana) habilitó a Pavone, el argentino tiró, pero un defensa tapó su disparo con una barrida.

La respuesta de Morelia fue instantánea, Olvera desbordó por derecha, mandó un centro que Corona despejó con la mano, la bola quedó viva en el área y Andrade la remató, su tiro había superado a Chuy, y cuando parecía llegar el primer gol del juego, una barrida milagrosa de Perea mantuvo el cero. Luego el Chaco desbordó por izquierda, cayó en el área, pero Peñaloza volvió a dejar correr la jugada.

En el complemento hubo un poco más de decisión, pero los dos equipos mantuvieron la inconsistencia en la zona ofensiva, podía más la cautela de no recibir un gol.

La Máquina con la intención de ser más propositivo, pero el Chaco no anduvo fino, Formica se diluía, Pavone andaba extraviado y Joao ya no aparecía, entonces Memo agitó al equipo y el revulsivo vino de la banca. Sergio Nápoles ingresó por Alejandro Castro y el carrilero se enchufó de inmediato. Ganó un tiro de esquina que él mismo cobró, Pereira cabeceó el balón, Vilar manoteó y salvó su meta, pero Joao cazó el rebote y empujó la pelota al 76’.

Morelia buscó reaccionar y tuvo una jugada en pelota parada. Por izquierda Edgar Andrade cobró un tiro libre, en el área chica Huiqui desvió el balón al fondo con la cabeza, pero el asistente número 1, Alejandro Ayala, levantó su bandera y el árbitro invalidó el empate michoacano. Jugada apretada que pone a Cruz Azul en la Liguilla y a Morelia lo tiene cerca de la eliminación.

Cruz Azul estará en la Liguilla, con la añoranza de que ésta sí sea la buena, a día de hoy las sensaciones de La Máquina son de menos a más, pero con el firme deseo de pelear por ser  uno de los grandes contendientes a destronar al América.