El año en que perdió la inmunidad

El 2013 ha sido de pesadilla para "Leo" Messi. Desde agosto la estrella argentina del Barcelona arrastra casi una lesión por mes, la última lo tendrá parado dos meses, con lo que se perderá partidos de la Liga, Champions y Copa del Rey

Especial
Especial

Barcelona, España

Desde que en marzo pasado se lesionó en París, Leo Messi no ha sido el mismo. No acaba de recuperarse al cien por cien y desde agosto acumula una lesión prácticamente por mes, la última anoche ante el Betis que le obligará estar prácticamente dos meses de baja.

Durante el encuentro con el París Saint Germain (del pasado 3 de marzo de 2013) Messi sufrió una elongación en el bíceps femoral de la pierna derecha.

Desde entonces nada fue igual, fue trampeando hasta el final de la temporada, con apariciones esporádicas en la Liga y en la Champions League, donde ya no jugó ni en la vuelta de semifinales ante el Bayern Múnich.

La recuperación debía ser total para el próximo ejercicio.

Iniciar la temporada 2013-2014 en plenitud de condiciones era el reto para Leo Messi, pero la realidad ha sido otra.

Se lesionó el 22 de agosto pasado en la ida de la Supercopa ante el Atlético de Madrid (un hematoma intramuscular en el bíceps femoral derecho); se volvió a romper el 28 de septiembre en Almería (una lesión fibrilar en la misma zona) y anoche, en Sevilla, de nuevo cayó lesionado, esta vez una rotura muscular en el bíceps femoral de la pierna izquierda

Entre una lesión y otra, Leo no ha sido Leo. Le ha faltado velocidad de reacción y se le ha visto jugando con un punto de prudencia, muchas veces sin desborde, en ocasiones no acudiendo a la presión del rival ni al repliegue de su equipo.

Se cuestionó la falta de descanso estival, cuando acumuló unas cuantas pachangas benéficas en diferentes países, y ahora ha trascendido que su relación con Juanjo Brau, el recuperador del club con el que viajaba desde hace años a las convocatorias con la selección argentina, ha concluido.

En siete años, Messi ha sufrido 12 lesiones, 9 de ellas en el bíceps femoral, 4 en el izquierdo y 5 en el derecho. Su mejor etapa física coincidió con su mejor momento de juego y con la presencia de Pep Guardiola al frente del equipo.

Por aquel entonces, la recuperación activa del equipo era responsabilidad de Lorenzo Buenaventura y la alimentación supervisada por el fisiológico Esteban Gorostiaga.

Casualidad o causalidad, Messi en el periodo 2008-2012 sufrió dos lesiones, una rotura muscular en el bíceps femoral que le mantuvo un mes de baja y una lesión menor en la rodilla izquierda.

El equipo técnico y el médico del club azulgrana debe decidir, de común acuerdo con el futbolista, la hoja de ruta a seguir para conseguir que su máxima estrella esté en las mejores condiciones.

Ahora el Barça, en lo más alto de la Liga y clasificado para octavos de final de la Champions League, dispone de tiempo para que su máxima estrella se recupere sin prisas y con plenas garantías. Los azulgrana ganan y golean sin Messi y el margen de maniobra es ahora superior antes de que el exigente calendario se apriete.

Llega el momento trascendente para el astro Messi. La Copa del Mundo será el próximo verano y necesita un plan para estar en las mejores condiciones; las expectativas que de él se tienen son las máximas, a la espera de que por fin pueda levantar el galardón al que cualquier futbolista aspira desde que entra en formación en las fuerzas básicas.

Se impone un regreso al pasado, un mayor descanso activo y volverse a sentir con confianza para volver a brillar.

De momento, Leo Messi estará entre 6 y 8 semanas recuperando su músculo maldito, el que más dolores de cabeza le ha causado, el bíceps femoral.

La primera parte de la recuperación la llevará a cabo en Barcelona y después viajará a Argentina para completarla. Seguro que 2014 será mejor para él.