América alarga su pase a Liguilla

Las Águilas empataron con Puebla en un partido que bien pudo haber ganado el conjunto local pero las inconsistencias ofensivas lo abrumaron y pospusieron su pase a la Fiesta Grande; La Franja continuará luchando por la permanencia

Oribe Peralta y Alonso Zamora  en disputa por el balón
Oribe Peralta y Alonso Zamora en disputa por el balón (Imago7)

Ciudad de México

Por dos jornadas se vio un América sin chispa, que no fue capaz de anotar un gol a Necaxa ni a Monterrey.  Antes de eso, las Águilas ya respiraban en Liguilla. Algunos podrían jurar que sus descalabros fueron por exceso de confianza. 

Por eso hoy era un duelo de vital importancia, porque sería el trampolín para recuperar sensaciones y asaltar las primeras tres posiciones del torneo. Pero América tiene la fortuna invertida. 

Con muchas imprecisiones y dudas en el aparato ofensivo, América empató con Puebla 1-1; Mateus Uribe adelantó al 36' a los locales pero en los minutos finales, aprovechados del detrimento americanista, los camoteros vía Félix Micolta igualaron para complicarle a su rival el pase a Liguilla. 

EL REGALO DE MOI

Asegurar el boleto a la Fiesta Grande era lo primordial para América. Para ello necesitaba corregir errores en su aparato ofensivo, esos que no supieron de qué manera afrontar cuando sus dos rivales pasados se le cerraron y los presionaron en la salida. 

Por eso, desde los primeros minutos el cuadro azulcrema empezó a hacerse de metros en su cancha. Miguel Samudio comenzó a trabajar con un desborde por izquierda que la defensa poblana desvió a tiro de esquina.

El Ojitos Meza plantó una línea de cinco precisamente para complicarle el trabajo a su rival. Al detectar esto y conocer a la perfección a Moisés Muñoz, los de Coapa optaron por probar a su ex portero con tiros de media distancia; el primero en intentarlo fue Diego Lainez pero su disparo se quedó en las manos de Moi.

El dominio de América era claro. En apenas 20 minutos, Puebla tuvo solo una acción de Lucas Cavallini que Aguilar tapó. Enseguida se vino la contra de América con Mateus Uribe comandando, pero el jugador fue derribado en el área para un tiro libre a favor de los locales. Darwin Quintero fue al cobro y encontró la cabeza de Oribe Peralta pero su remate pegó en el travesaño ahogando el grito de gol. 

Después de esa acción, las Águilas buscaron opciones pero su imprecisión aunada a la presión de los poblanos no les ayudó. Al no poder llegar al área chica, los locales volvieron a insistir con disparos largos y en una de esas obras fue donde encontraron premio. Al 36' Uribe recibió el balón en media cancha y envió un zapatazo desde fuera del área que Moisés Muñoz intentó tapar pero el balón pasó entre sus piernas para poner el 1-0 y regalarle la ventaja a su ex equipo al medio tiempo. 

PUEBLA ARRUINA EL TRIUNFO

América salió en la segunda parte a aumentar la ventaja. Era apostar todo o quedarse con un triunfo de poca emoción. Con otro fallido cabezazo de Peralta y otro tiro de media de Lainez que Moi guardó en sus manos, fue como los azulcremas abordaron a su rival.

Puebla no aparecía en el ataque, todo su poder estaba concentrado en impedir el arribo americanista. De nueva cuenta, al 62', Mateus probó con un disparo desde fuera del área que apenas salió desviado. 

El ritmo de juego comenzó a caer. América no encontraba una idea clara de cómo hacerle daño a su rival pues sus intentonas de media o larga distancia ya no sorprendían a Muñoz. Ante este detrimento de los locales, Puebla tomó mejor posición en el campo y empezó a buscar el empate. 

Al 73', La Franja tuvo un tiro libre a su favor que Bryan Angulo intentó conectar pero Bruno Valdez ayudó a Marchesín a desviar el tiro a la esquina. Pero diez minutos después fue que los camoteros encontraron su premio: en el cobro de un tiro de esquina, Félix Micolta remató con la cabeza para igualar el encuentro. 

Eso fue lo último que se vio en el partido. América seguía atónito y desconectado del juego. Las ideas no brotaron para lograr el triunfo. Con muy poco, América sigue dentro.