La advertencia del Turco

Mohamed reconoció que hay desesperación por la crisis que vive el América, pero confía que ante Monterrey el gol aparecerá y su equipo ganará; señaló que las Águilas han sido su propio enemigo, al fallar en las dos áreas.


Ciudad de México

Antonio Mohamed luce tranquilo pese a las tres derrotas que ha hilvanado el América en estas semanas. El Turco no pierde la compostura, aferra su optimismo en las oportunidades de gol que su equipo ha derrochado en los últimos compromisos y que le costaron los descalabros.

Por eso, el entrenador de las Águilas descarta que exista una crisis tal cual y le echa la bolita a los medios de usar ese calificativo. Con convicción, el Turco advierte que este sábado ante Monterrey darán un golpe de autoridad.

“No hay nada que dudar, creo que el equipo está por buen camino y es un buen momento el sábado para poder dar un golpe de autoridad, tiene que ser nuestro momento, hemos dejado pasar tres partidos de manera increíble y hemos tenido una buena charla y una buena autocritica y me parece que estamos en un buen momento para salir”.

Como ha sido su costumbre desde que inició la mala racha del América, Mohamed de nueva cuenta se quejó por el nulo trabajo de pretemporada que tuvo y la dificultad que ha tenido para repetir una alineación, por lo que aceptó que es complicado a veces mantener la calma en el equipo, pero lo mejor es no perder la paciencia en estos momentos.

“Es difícil mantener la calma con ellos (los jugadores), porque todos estamos desesperados por un triunfo, pero debemos ser muy pasivos en este partido, no ser tan abiertos y frontales en este partido y la única manera es ésa, tener serenidad porque el gol va a llegar, el equipo tiene con qué y su funcionamiento está claro, creo que lo último que debemos perder es la calma y eso es lo más importante de todo”.

Incluso, el Turco agregó que si los 12 puntos que hasta el momento suma América los hubiera conseguido de manera intercalada, no con las seguidillas de derrotas, las críticas y comentarios serían otros.

“Si el 50 por ciento de los puntos estuvieran intercalados se hablaría diferente, si hubiera ganado uno y perdido uno sería diferente, lo bueno es que nos vamos a enfrentar a un equipo que está en crisis también. Si ustedes (la prensa) dicen que estamos en crisis, los otros doce que están abajo también deben de estarlo”.

Eso sí, Mohamed descartó que, pese a vivir una etapa dura con América en estos momentos, esté presionado.

“No, yo nunca me presiono en nada, presión es otra cosa para mí; disfruto y el primer día lo dije claramente que iba a aceptar la crítica y los halagos de la misma manera, a mí no me cambia nada, puedo mirar a todos a los ojos”.

SU PROPIO RIVAL

Antonio Mohamed, en un ejercicio de autocrítica, reconoció que el peor rival que ha tenido América en estas últimas semanas ha sido él mismo, ya que adelante ha derrochado varias oportunidades y en la defensa ha dado facilidades que se han convertido en goles en contra.

“Nosotros estamos siendo nuestro rival, porque cometemos errores y nos cuestan goles, estamos fallando en las dos áreas, entonces en el momento que corrijamos eso vamos a volver a ganar y a ser un equipo que esté arriba en la tabla.”

ESPERA VER LA LUZ AL FINAL

El Turco Mohamed asume todas las culpas por el mal paso del América. El entrenador aseguró que siempre se culpará al entrenador por los malos resultados y su puesto siempre correrá riesgos.

“Cuando viene la mano cruzada y el equipo no gana como ahora, el responsable es el técnico. Cuando pega en el palo y sale la culpa es mía, cuando pega en el palo y entra es de los jugadores, es así”.

Aunque también expresó su confianza en que América revertirá esta situación lo más pronto posible.

“Entiendo su trabajo, sé que si el América pierde para ustedes (la prensa) en un momento es mejor porque tienen más información que sacar, para mí no, entonces los programas se llenan mucho más cuando el equipo pierde. Recibo todos los palos, soy el único nuevo que llegó acá, pero qué le vamos a hacer, se dio así la mano y lo afronto como viene, pero no estoy presionado, es un nuevo reto y esperemos ver la luz al final del túnel”.