Violencia en el Jalisco: la lección que no sirvió

Lo sucedido en marzo pasado, en el clásico tapatío, es un antecedente que no creó conciencia en directivos, autoridades y aficionados de Guadalajara 

Barristas se enfrentan a la policía de Guadalajara
Barristas se enfrentan a la policía de Guadalajara (Alejandro Acosta)

CIUDAD DE MÉXICO

El pasado 22 de marzo se jugó en el estadio Jalisco una edición más del Clásico Tapatío entre Atlas y Chivas, el encuentro terminó con un empate a un gol sin mucho más que rescatar de la cancha, sin embargo, los hechos insólitos se dieron en la tribuna.

Aficionados de Chivas ingresaron al estadio Jalisco con 36 bengalas y varías "bolas de humo" que desde el inicio del encuentro lanzaron, provocando algunos lesionados dentro del graderío, ninguno de gravedad.

Al finalizar el encuentro, los mismo seguidores de Chivas se enfrentaron con alrededor de 30 policías municipales de Guadalajara, dejando heridos de gravedad, pero sobre todo una fuerte llamada de atención para el futbol mexicano.

Atlas, el principal responsable

Después de los hechos ocurridos en aquel encuentro, la Comisión Disciplinaria de la FMF impuso una multa de 5 mil días de salario mínimo, es decir, 327 mil 900 pesos al club rojinegro y también fue vetado el estadio Jalisco por un partido de la Liga MX.

Por otro lado, el Ayuntamiento culpó al club Atlas por el sobrecupo en su estadio y la falla en el protocolo de seguridad, por lo que le impuso una multa por 2 millones 284 mil 755 pesos.

Los detenidos

Por su parte, al club Guadalajara se le prohibió la venta de boletos para sus grupos de animación en partidos tanto de local como de visitante. Lo anterior, de conformidad con el padrón de integrantes credencializados con que supuestamente contaba el Club Guadalajara.

Fueron solo ochos los consignados por las autoridades correspondientes, luego de ser identificados a través de fotos y videos, poco después el Fiscal Luis Eduardo Nájera dijo que los barristas detenidos podrían alcanzar una pena de 20 años luego de ser acusados por tentativa de homicidio.

La labor de búsqueda de los responsables continuó, sin embargo no se tuvieron más detenidos, tampoco se dio a conocer lo sucedido con los ocho consignados.

Los afectados

Alrededor de treinta policías municipales se enfrentaron a 2 mil barristas. El saldo fue de varios de estos elementos de seguridad heridos, cinco de ellos permanecieron internados en el Centro Médico de Occidente del IMSS.

Solo uno de ellos salió dos días después del hospital. En el caso de los cuatro restantes presentaron las siguientes lesiones:

1) Presentó traumatismo craneoencefálico leve con múltiples heridas en cuero cabelludo, fractura en quinto dedo de mano derecha y policontundido.

2) Presentó traumatismo craneoencefálico leve, heridas en cuero cabelludo y policontundido.

3) Presentó contusión del ojo y codo izquierdos, además de estar policontundido.

4) Presentó una herida en el párpado inferior del ojo derecho y al igual que sus otros tres compañeros se encontraba policontundido.

El club Guadalajara prometió ayudar a consignar a todos aquellos que atacaron a elementos de la Fuerza Pública, Jorge Vergara declaró que apoyarían en la convalecencia de los policías heridos y destinarían recursos para hallar a los responsables.

Sin embargo, nunca se tuvo constancia de esta ayuda o apoyo por parte del Club Guadalajara con los policías heridos.

Una vez más la violencia

Al finalizar el encuentro correspondiente a los Cuartos de Final entre Atlas y Monterrey, algunos aficionados rojinegros buscaron agredir a los pocos seguidores regios que se dieron cita en el estadio Jalisco.

Quinientos aficionados de Atlas tuvieron altercado con policías, estos últimos para dispersar a los violentos lanzaron gas lacrimógeno, y dispararon bengalas.

Una decena de heridos de parte de la policía, más unos intoxicados por el gas, fue el saldo que arrojó este enfrentamiento.

Mano dura, necesaria

El estadio Jalisco ha sido protagonista de hechos violentos en más de una ocasión. Se espera una fuerte sanción para el Club Atlas por parte de la FMF ante estos sucesos, ya que existen antecedentes para el equipo rojinegro con respecto a la falta de seguridad en su casa.

Una fuerte sanción podría evitar posibles enfrentamientos en otros estadios del futbol mexicano, resultaría una llamada de atención para los clubes y los obligaría a tomar fuertes medidas de seguridad en sus inmuebles.