Víctor Mañón, de promesa al olvido

Aunque Víctor Mañón debutó con 15 años recién cumplidos, con Pachuca, hoy en día se mantiene intentando sobresalir en el Ascenso MX, con el modesto Celaya

Víctor Mañón, jugador del Celaya
Víctor Mañón, jugador del Celaya (Michel Trevilla / Mexsport)

Ciudad de México

El 8 de septiembre de 2007 es una fecha que no se olvida para Víctor Mañón, hoy jugador del Celaya, en el Ascenso MX. Aquella tarde, en la cancha del estadio Azul, Enrique Meza mandó llamar al entonces juvenil del Pachuca, para darle entrada en lugar de Rafael Márquez Lugo. El novato, delantero de formación, apenas si disputó un par de minutos en el campo, pero parecía el comienzo de una carrera prolífica en el máximo circuito. Tenía 15 años.

Desde ese momento, al convertirse en el jugador más joven en la historia del futbol nacional en tener actividad profesional, los reflectores se apoderaron del pequeño atacante. Pachuca sabía de su capacidad como atacante y le tuvo paciencia para que sus mejores dotes en el campo florecieran. No pasó. En las filas de los de la Bella Airosa permaneció por nueve torneos cortos y nunca pudo hacerse de la titularidad. Vestido de blanquiazul jugó 18 encuentros en Primera y marcó tres anotaciones.

“Hubo mucha falta de juego en mi carrera, desconfianza, y sin eso, no puedes ser tomado en cuenta para pelear por un lugar. Hoy en día, con todas las naturalizaciones es más complicado para el jugador mexicano. Esto es una combinación en detrimento para los canteranos de cualquier club”, señaló Mañón.

Mañón partió de Pachuca con escasa actividad en la Liga, con 20 años y la promesa de volver en caso de recuperar las ganas y el nivel que lo debutaron tan joven con el primer equipo. Se marchó a los Indios de Ciudad Juárez y aunque retornó a la querencia de los Tuzos, la directiva le liberó para que se enrolara con los Tiburones Rojos de Veracruz a mediados de del 2013, con la intención de beneficiar al futbolista.

“Fueron momentos difíciles los que me tocó vivir, pero uno es su propio entrenador y tiene que motivarse, a pesar de las adversidades. Trato de ser positivo y pensar que todo va a mejorar. Confío en volver a la Primera División, esa es mi meta para el 2016 y ojalá que pueda cumplirla”, comentó Víctor.

En dos años como escualo, Mañón jugó 15 ocasiones en el escuadrón estelar, además de la actividad con distintas categorías filiales. Sus condiciones no convencieron a los estrategas que estaban al mando de los Tiburones y al término del CL15, certamen en el que no tuvo actividad en Primera, Carlos Reinoso le dio las gracias. Desde entonces y hasta ahora, Víctor, un veterano a sus 23 años de edad, se mantiene en la plantilla del Celaya, buscando el lugar que perdió en el camino.

“Ahora mismo estoy muy a gusto, se ha conjuntado un grupo de personas muy humildes, que quieren trascender y junto con la directiva, hemos hecho un muy buen trabajo. Me siento en buen ritmo, en ascenso, tratando de tener minutos y con la mentalidad de que, el próximo torneo, regrese a jugar a la Primera División, eso no se pierde de vista”, comentó el también ex seleccionado nacional Sub 17.  

PIENSAN EN EL ASCENSO
Además de Mañón, el experimentado Alfredo Moreno integra el ataque de los Toros del Celaya, y aunque parece complicado, el ariete argentino, veterano en la Primera División nacional, confía que el ascenso es posible: “Estamos muy tranquilos con la capacidad del equipo, queremos mantener una línea ascendente, misma que hemos visto en la pretemporada. Con humildad y trabajo, lograremos el campeonato”, reveló ‘El Chango’, luego de vencer a Pumas por 4-5 en duelo amistoso.