Tuca' y el Tri, la despedida más dulce

A pesar de que fue un mini proceso de cuatro encuentros, Ricardo Ferretti cumplió los objetivos que se planearon al calificar a la Copa Confederaciones; es el 'adiós' que en mejores términos se ha dado entre los recientes procesos del seleccionado azteca 

Ricardo Ferretti
Ricardo Ferretti (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Con objetivos cumplidos y, hasta ahora, con paso invicto. Así fue el mini proceso de Ricardo Ferretti de la selección mexicana, tras haber conseguido el pase a la Copa Confederaciones. Tuca no solo demostró que se pueden cumplir con los méritos deportivos, sino que un técnico puede irse del Tri sin terminar en malos términos.

Ferretti arrojó números positivos en los tres juegos que ha disputado hasta el momento. En el primero, contra Trinidad y Tobago, vino de atrás en dos ocasiones y le sacó el empate a tres goles los trinitarios; en el segundo, el rival fue la Argentina de Lionel Messi. Ahí, tuvo contra la pared a los argentinos 2-0, pero una reacción bravía de la albiceleste, con la complicidad mexicana, terminó en un empate a dos tantos. Luego, vendría la prueba de fuego: Estados Unidos. Ferretti sorprendió a propios y extraños en mandar un planteamiento con 4-3-3 (con tres ejes de ataque naturales) y en tiempo extra sacó el boleto que metió al Tri a la Confederaciones de Rusia 2017.

El también entrenador de Tigres cumplió en lo deportivo. Pero además también hizo grupo en el poco tiempo que estuvo con el combinado azteca. Se pudo observar como impulsó a sus jugadores al inicio de los tiempos extras en el duelo contra los estadunidenses; o como los seleccionados rasuraron su bigote. Claras señales de la unión de grupo.

Tuca también se va como el entrenador que termina bien en todos los aspectos. Lejos del escándalo de violencia de Miguel Herrera quien golpeó a un periodista. Distante de los breves ciclos de Víctor Manuel Vucetich y Luis Fernando Tena. Incluso, terminó en mejores términos que José Manuel de la Torre, Javier Aguirre, Sven Goran Erickson y el mismo Hugo Sánchez y su fracaso en el preolímpico de Carson. El brasileño se fue cumpliendo objetivos y apartado de escándalos.

Sentó a figuras

Además de conseguir la participación a la Copa Confederaciones, Ferretti tuvo el valor para sentar o no convocar a jugadores que habían sido inamovibles en los procesos pasados.

Ejemplo de ello es la no convocatoria de Guillermo Ochoa, quien no fue requerido para el juego contra Estados Unidos. Además, en ese mismo duelo no utilizó a Carlos Vela, quien había sido un habitual con la selección mexicana y que regresó tras un ciclo alejado del Tri.