Talleres, el club que Carlos Ahumada arruinó

Andrés Fassi no es el primer directivo mexicano que gestiona el club argentino; en el pasado, el polémico empresario estuvo a cargo para dejarlo prácticamente en bancarrota

Este es el estadio en el que juega el Club Atlético Talleres
Este es el estadio en el que juega el Club Atlético Talleres (http://www.talleresdecordoba.com.ar/)

CIUDAD DE MÉXICO

En conjunto con Grupo Pachuca, Andrés Fassi, ganó las elecciones para convertirse en el nuevo Presidente del equipo argentino Talleres de Córdoba que milita en el Torneo Federal Argentino.

Sin embargo, El vicepresidente deportivo del Pachuca no es el primer directivo relacionado con nuestro futbol que tiene que ver con el club cordobés. En el pasado, Carlos Ahumada, quien fue propietario de Santos y León en México, estuvo a cargo de Talleres.

Luego de haber pasado un par de años en la cárcel de México, Carlos Ahumada regresó a su país natal en 2008, donde por la modesta cantidad de 1 millón y medio de dólares, adquirió al Talleres de Córdoba. Su gestión inició de manera aceptable, Ahumada contrató de inmediato refuerzos para el club con los que se pretendía regresarlo a la Primera División, la inversión del empresario parecía ser lo necesario para salir de la crisis económica y deportiva que vivía el club.

Pero no fue así, el directivo rápidamente comenzó a tener problemas. Ahumada fue acusado por la fiscal argentina Nadia Fernández por el delito de 'coacción' a los jugadores de Talleres. La acusación rápidamente procedió, pues se presumía que el empresario amenazó, vía telefónica, a algunos de sus jugadores para perder frente a Juventud Unida, equipo que Ahumada adquiriría posteriormente.

Además se le imputaron los cargos de instigación a la violencia y de violar la ley de espectáculos deportivos en alianza con Walter Cortés 'Kiko', líder de la hinchada 'La Fiel' la barra brava de Talleres. El argentino fue acusado de promover actos violentos entre los aficionados de su equipo y otros clubes.

Dichas acusaciones trajeron como consecuencia que no pudiera seguir al frente de Talleres. La AFA creó un fideicomiso para absorber la propiedad del equipo, destituyendo al argentino de sus funciones. Razón por la que el empresario retiró del club toda la inversión que había hecho, dejando entre otras cosas el estadio sin butacas e iluminación, además de mandarlos al Torneo Federal Argentino, una especie de Tercera División, categoría en la que milita actualmente.

Por el rescate

Talleres de Córdoba es uno de los equipos más populares en Argentina, sin embargo la crisis económica lo ha hundido en lo futbolístico. Actualmente, dejó de ser propiedad de los jueces y salió de su calidad de 'quiebra' para pasar nuevamente a los socios. A pesar de esto, el club cordobés no inspira grandes síntomas de cambio.

La misión de Andrés Fassi respaldado por grupo Pachuca, es regresar a Talleres al máximo circuito del futbol argentino, encomienda un tanto difícil pues el equipo ha navegado entre la Segunda División y el Torneo Federal en los últimos años.

Después de haber perdido las elecciones un par de veces, Andrés Fassi logró convencer a los socios de Talleres con el argumento de en México haber logrado grandes cosas con Pachuca y León.

La situación del equipo de Córdoba es similar a lo que vivió León, precisamente después de que Ahumada lo dejara, un equipo en la ruina, descendido y sin idea futbolística, Grupo Pachuca 'rescató' a los esmeraldas, por lo que con el buen proyecto que seguramente presentará Fassi, abre la posibilidad de regresar a Talleres a sus días de gloria.