Sosa, el Rey de los Leones Negros rugió en el Ascenso

UdeG rugió en tierra hidrocálida, y el Rey de la manada consumó el regreso del Hades de unos Leones Negros que, en el pasado, vieron su panorama cerca del infierno

Alfonso Sosa
Alfonso Sosa

Alfonso Sosa comandó a su manada al título del Ascenso MX en el Apertura 2013; los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara derrotaron en la Final a Necaxa (2-1 global) para llevarse el medio boleto para, tras el Clausura 2014, pelear con el que resulte campeón el lugar en el máximo circuito del futbol mexicano, instancia que no pisaría si es que logra el bicampeonato.

 

Con 23 puntos, el equipo de Sosa se metió a la Fiesta Grande, el quinto lugar en la Liguilla donde eliminó a Mérida,  al líder del certamen Oaxaca en semifinal y, por supuesto, a los Rayos en el cotejo definitivo.

Sosa vuelve a probar las mieles de un cetro con la camiseta de los Leones, luego de que en la campaña 1990-91 se coronó campeón de Copa.

El lejano 2011 vio la llegada del estratega al banquillo melenudo; en aquél entonces, el equipo peleaba la parte baja de la tabla del Ascenso, la Segunda División rondó los pies de la UdeG; 14 puntos de diferencia en la porcentual remontó ante Mérida.

Licenciado en derecho y ahora licenciado con un título, Sosa consolidó el anhelo lejano, que hoy es una realidad para un equipo de Guadalajara, futbol de la región que en este año, al menos, tendrá algo que presumir. Las peripecias de Atlas y Chivas, y ni qué decir de Estudiantes Tecos,  en este 2013 son, en algunos casos, ridículas, y  que ven bálsamo con el título de Leones para la Perla Tapatía.