Sobrevivientes del gol

Un reducido grupo de diez delanteros da la cara por los atacantes nacionales en cuanto a la suma de tantos; los extranjeros los duplican en número y efectividad

De izquierda a derecha: Eduardo Herrera, Aldo de Nigris y Oribe Peralta
De izquierda a derecha: Eduardo Herrera, Aldo de Nigris y Oribe Peralta (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

En lo que va de este semestre, la afición ha disfrutado de una nueva cara por cuenta de la Liga MX. Partidos trepidantes y de muchos goles, la tónica principal del Apertura 2015, un torneo de contrastes; sin embargo, existe un apartado pendiente: los delanteros centros nacidos en el país siguen sin gozar de con­fianza y minutos que les permitan mejorar sus cuotas individuales.

Luego de nueve fechas disputadas, apenas tres arietes nacionales cuentan con anotaciones suficientes como para pensar que podría pelear el título de monarca goleador. Los foráneos copan las listas y les arrebatan las oportunidades, al por mayor, de saltar a la cancha como titulares; además, estos reaccionan, funcionan como matones del área.

Son diez los atacantes tricolores que se han hecho presentes en el marcador; algunos apenas si rebasan los 90 minutos en el terreno de juego; por el contrario, los nueves nominales extranjeros registran 20 agremiados que han corrido con fortuna de cara al marco enemigo. Varios, aunque este sea su primer torneo en México, son titulares para sus estrategas.


Pese a lo que pudiera pensarse, es en las ­filas de tres de los llamados cuatro grandes del balompié azteca, que se encuentran los de­finidores oriundos mejor posicionados: Omar Bravo, de Chivas; Oribe Peralta, con América y Eduardo Herrera, miembro de Pumas. Ellos han solventado con dianas y conquistas, el sobrecupo de similares del exterior.

Experiencia probada

Con 35 años, viviendo su tercera etapa y al parecer la de­finitiva con Chivas, Omar Bravo lidera al equipo con el gafete de capitán en el brazo, pero también poniendo el ejemplo en una muy joven plantilla; pese a que ahora juega más ­ fijo como eje de ataque, el de Los Mochis, Sinaloa, se ha destapado con siete anotaciones en lo que va de competencia.


“Todavía no hemos ganado nada, nos falta mucho para poder relajarnos y pensar que ya estamos bien; ahora viene el Clásico y en el equipo hay ansiedad por disputar este partido”, dijo hace unos días el mexicano mejor ubicado en la lucha por el título de goleo, cetro que Omar ya conquistó en el pasado (Torneo Clausura 2007). Por su parte, Oribe Peralta ha asumido el papel estelar en el aparato ofensivo del América. El veterano centro delantero (31 años), va en ascenso en cuanto al nivel individual y llegará al Clásico nacional encendido; junto a Bravo, es de los atacantes que mejor promedio y continuidad registran.

Felino feroz

Con menor fortuna y conquistas, Eduardo Herrera suma cuatro dianas, gracias al funcional ataque de Universidad Nacional. No ha sido el mejor comienzo de torneo del ‘15’ auriazul, pero incluso su estadística le permite seguir con posibilidades de incrustarse en los primeros planos del goleo.

“Siempre será importante marcar, pero más aún que el equipo ande bien; ha sido un inicio muy bueno en cuanto a lo colectivo y ojalá que sigan llegando las satisfacciones”, dijo hace un par de semanas Herrera, luego de firmar el tanto tres mil en la historia de Pumas, ante Veracruz