Sobis, el escudero del rey francés

El brasileño dejó su rol principal como eje de ataque y tomó un lugar secundario  tras la llegada de André-Pierre Gignac; sin embargo, el sudamericano se las arregló y, además de su aporte al centro delantero galo, no abandonó su apetito por el gol

Gignac festeja su gol junto a Sobís
Gignac festeja su gol junto a Sobis (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Cuando Rafael Sobis llegó a Tigres para el Clausura 2015, el objetivo era claro: que el brasileño fuera 'su hombre gol'... y así fue en ese torneo. El otrora jugador del Internacional de Porto Alegre, fue un '9' de cuidado para los equipos rivales. Era el rostro del gol de los regiomontanos. Sin embargo, para este semestre cambió todo radicalmente por la contratación de André-Pierre Gignac, quien fungió como el centro delantero fijo y el sudamericano terminó jugando fuera de su posición.

Sobis, quien en su primer torneo marcó siete anotaciones, dejó su rol de atacante matón. Con la llegada del francés, Ricardo Ferretti decidió ponerle como una especie de '9' mentiroso o media punta. Sin embargo, Tuca no solo le encomendó la tarea de acompañar a Gignac, además, se le encargó la función de clavarse como otro volante y de 'acarrear' la pelota desde el mediocampo, si hiciera falta.

La nueva posición le trajo frutos a Tigres. El delantero sirvió como una referencia y multiplicó sus funciones. Ahora no hizo los siete tantos del semestre pasado, pero si pudo marcar cuatro. No solo quedó ahí su aporte ofensivo, además contribuyó con cuatro asistencias.

Tres de los pases para gol de Sobis en el certamen, fueron para el delantero francés. La última de ellas y la más vistosa, fue en los cuartos de final de vuelta, donde el brasileño le bajó de pecho una pelota a André-Pierre, que definió con un riflazo para sepultar las aspiraciones de Chiapas.

El ahora sacrificado eje de ataque fue más importante para la escuadra regiomontana de lo que sus números indican. Además disputó 19 encuentros de 23 posibles; los cuatro partidos que se perdió fue por darle descanso cuando los norteños juegan la Copa Libertadores, o bien, porque en un juego fue expulsado. Sin estos dos factores, seguramente hubiera jugado toda la campaña.

Así, Rafael Sobis en un año con el cuadro felino, tuvo que sacrificar goles por ser el escudero del rey Gignac. Sin embargo. al anteponer el bienestar colectivo obtuvo la meta más preciada: el título de Liga del Apertura 2015.