Semillero de árbitros

El Colegio de Felipe Ramos Rizo tiene diez años formando silbantes, varios ya dirigen en Tercera División

Preparación de árbitros, desde niños
Preparación de árbitros, desde niños (Mexsport)

Ciudad de México

La mayoría de los niños cuando son pequeños sueñan con ser futbolistas, pero muy pocos visualizan su futuro con un silbato en el cuello. Para ser uno de los llamados 'hombres de negro' se necesita mucho tesón y preparación, aspectos que cuidan muy bien en el Colegio de Árbitros de Ramos Rizo, que ya tiene a cuatro o cinco elementos dirigiendo en Tercera División.

Felipe Ramos Rizo es, precisamente, quien cuenta la historia de su escuela, inusual en México, que sí está llena de colegios para formar futbolistas.

"Recién cumplimos diez años con el proyecto, con mucho éxito, ya somos 60 árbitros, dirigimos en 25 Ligas y tenemos un aproximado de 400 partidos por semana. Estamos muy dedicados a preparar a los jóvenes, nos llegaron unos diez de entre 15 y 20 años, y los estamos preparando, algunos ya saben, pero hay otros que hay que preparar", mencionó el ex nazareno.

Se pensaría que en la Federación Mexicana de Futbol o en la Comisión de Arbitraje podría no cobijar a los formados en el Colegio, pero no es así, ya "memos mandado varios que han tomado su curso, les ha ido muy bien, y hay como cuatro o cinco árbitros del colegio que ya están en Tercera División".

Además, el ex árbitro explicó que están comprometidos para formar árbitros que estén bien preparados y por ello, se hace un análisis minucioso de a dónde se mandaría a cada uno, dependiendo de sus cualidades.

"Los preparamos en la parte física, en la parte técnica y en la parte teórica; entonces, sí tenemos una sólida área de capacitación. No sólo yo estoy en esa parte, sino también hay asistentes internacionales que fueron árbitros, hemos hecho muy sólido el colegio. Tenemos muy buenos, sobre todo jóvenes, la gran mayoría lo son".

Agregó que, "también tenemos un área de designaciones, yo les digo qué Ligas pueden dirigir y se hace un análisis tratando de cuidar la imagen de ellos y del Colegio, no exponerlos, no puedes poner a un joven de 16 ó 17 años a que dirija en categoría libre; entonces, prefiero tener calidad y no cantidad".

Eso sí, cada uno de los aspirantes deben seguir con sus estudios: "Aquí los llevamos poco a poco, desde infantiles, juveniles, femeniles, o la Libre que es la más pesada que tenemos, porque son muy difíciles. Lo que sí les exigimos es que sigan estudiando, porque no permitimos que quieran sacar del arbitraje para vivir, y es un requisito básico que sigan estudiando".